María Dueñas regresa con “Sira”, su nueva novela

MONTERREY, NL.- Luego del éxito con su libro El tiempo entre costuras, los lectores que quedaron cautivados con Sira, la protagonista de la historia, le preguntaban seguido a su autora María Dueñas: ¿qué pasa con ella después?

Por eso, la escritora española lanzó su nueva novela Sira, publicada por Planeta. Es una secuela realizada 12 años después de la primera entrega con múltiples traducciones, tan exitosa que Antena 3 produjo una serie, disponible en Amazon Prime.

"Fueron muchos los que me pidieron una segunda parte", expuso ayer durante una conferencia organizada por la editorial, "lo que pasó con El tiempo entre costuras fue tan intenso, tan convulso, tan prolongado. Vinieron las traducciones, luego la serie".

"Llegó un momento en que Sira y yo estábamos un poco cansadas de estar juntas. Dejé pasar el tiempo y ahora a raíz de un viaje a Tánger, nos volvimos a cruzar en el camino. Fue como reencontrarse con una vieja amiga".

En El tiempo entre costuras, Sira Quiroga abandona Madrid para emprender una aventura en Marruecos, donde vive desamor, traición, forja una nueva identidad y monta un atelier exclusivo, donde conoce a personajes históricos ligados al franquismo.

Ahora en Sira, la protagonista está ante una Europa dañada por la Segunda Guerra, y se instala en Madrid con su esposo Marcus; ya no trabaja para los servicios secretos británicos y tampoco sigue con su labor de costurera. Está lista para reinventarse.

"Es una mujer más hecha que tiene otras prioridades muy distintas, con menos inseguridades, pisando firme hacia el futuro, porque no solo mira por sí misma, sino por la pequeña familia que ha formado", adelantó Dueñas en una presentación en la página de Planeta México en Facebook.

"No los voy a traicionar con una Sira distinta, es la misma protagonista, es el mismo ser humano con todas las cuestiones que les cautivaron, pero ahora sumando el peso que dan los años, la experiencia vital".

El confinamiento por el Covid-19 impulsó a la española doctora en filología inglesa a avanzar y finalizar con la escritura.

"Gané mucho tiempo porque no tenía viajes, no tenía ferias a las que asistir. Pero (estar) al pendiente de las noticias, de las cifras, nos mantenía preocupados, y creo que me sirvió usar la novela como un refugio, para mantenerme ilusionada", dijo.

"Ya que no podíamos ir al exterior, yo he viajado al interior y ha sido un consuelo enorme".

La novela, continuó, habla de un mundo en reconstrucción, por lo que trabajó por mantener un grado de positivismo.