La otra visión de la maternidad 

GUADALAJARA, Jalisco.- En medio de un departamento tan lleno de plantas que parece una selva, en las montañas de Cali, Colombia, la pequeña Claudia contempla con miedo y a veces con impotencia a sus padres. Sobre todo a su madre.  Su incapacidad de entenderlos es, acaso, la médula de Los Abismos, la novela con la que Pilar Quintana ganó este año el Premio Alfaguara de Novela. 

"Uno cuando es niño, adolescente o joven juzga muy duramente a los padres, yo recuerdo que mi madre me decía que lo entendería hasta que fuera madre y cuando tuve a mi hijo sí que empecé a entenderla un poco más y a dejar de juzgarla, porque los hijos pensamos que los padres existen para nosotros y por nosotros, nos olvidamos de que una madre, además de ser madre tiene sus propios intereses", contó Pilar Quintana. 

El libro es una observación al mandato social para con las madres, cómo este ha cambiado a través de las generaciones y cómo, en muchos sentidos, el estigma permanece. 

"Cuando empecé a publicar me decían que si yo quería ser escritora tenía que renunciar a la maternidad porque los dos oficios no eran compatibles. Entonces no me interesaba tener hijos, me dieron ganas después de los 40 y para mí la maternidad no sólo no me impidió seguir siendo escritora sino que desató un caudal creativo, me dio muchos temas y vivencias de puro material literario", explicó. 

No es la primera vez que toca la maternidad en sus libros, ya en La Perra hizo un esbozo aunque desde el punto de vista de la madre. Casi accidentalmente, esta historia ocurre desde el punto de vista, poco comprensivo, de los hijos. 

"Mi plan era hacer una historia de una mujer llamada Claudia que vivía un tiempo en la finca que aparece en la novela, que conoció por primera vez en la niñez, la historia empezaba con el recuerdo de Claudia de una historia que le había contado su madre durante su infancia, en la que una mujer había desaparecido en la carretera. Esa historia me jalaba y terminé escribiendo Los Abismos". 

La novela terminó siendo todo sobre la niñez del personaje después de cinco borradores completos y cuatro años. 

No es ningún secreto que hay mucho material autobiográfico de la autora en la novela, tanto de su infancia como las visiones distintas que tiene hoy día sobre la maternidad. 

"Mi mamá me contó la historia de la mujer desaparecida cuando era niña y al describirla la novela terminó por tener cosas de mi infancia, eventos que me habían pasado a mí mis miedos infantiles, el miedo a que mis papás no regresaran, murieran, un miedo racional que me perseguía. Me di cuenta que crecí con ese miedo alimentado por la mujer desaparecida. Allí se empezaron a cruzar", contó Pilar. 

A pesar de todo, para la escritora la memoria es solo una forma de la ficción, los recuerdos que tiene, dice, son sobre todo caprichosos. Para la novela y con la distancia de sus recuerdos, volvió a vivir en las montañas de Cali para revivir las sensaciones de su infancia. 

Los abismos, editado por Alfaguara, ya se encuentra en librerías del país. 

Conózcala

Pilar Quintana (Cali, Colombia, 1973) es una escritora colombiana, ha publicado ya cinco novelas e integra varias antologías latinoamericanas de cuento. 

En 2010 su novela Coleccionistas de Polvos Raros recibió el premio La Mar de Letras en Cartagena, España. En 2018 su novela La Perra recibió el IV Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana y en 2021 ganó el Premio Alfaguara de Novela con Los Abismos, el jurado conformado por Héctor Abad Faciolince como presidente, junto a Irene Vallejo, Cristina Fuentes La Roche, Ana Merino, Xavi Ayén, Xavier Vidal y Pilar Reyes selección su obra por haber creado "una historia poderosa narrada desde una aparente ingenuidad que contrasta con la atmósfera desdichada que rodea a la protagonista", según el acta.