Rusia podría compartir tecnología de vacunas anticovid, plantea Putin

Apoya liberar las patentes
APAP

Vladimir Putin se pronunció por garantizar la seguridad de las personas a través de compartir las vacunas vs COVID.

El día de hoy el presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó que Rusia “es el único país del mundo que está dispuesto a compartir con otros países la tecnología de producción de nuestras vacunas” y encomendó al gobierno ruso estudiar la forma de concretar la idea de llegar a un acuerdo para liberar las patentes para producir vacunas contra COVID-19, en apego a las reglas de la Organización Mundial de Comercio que permite hacerlo en situaciones extraordinarias como la actual pandemia que asola al planeta.

El mandatario ruso informó: “Rusia apoya el planteamiento de que en las condiciones presentes tenemos que pensar no en cómo obtener las máximas ganancias, sino en cómo garantizar la seguridad de las personas. Y esto sólo se podrá lograr si las vacunas se van a utilizar en la mayoría abrumadora de países del mundo. Entonces podremos tener inmunidad de grupo en la verdadera extensión de la palabra”.

A  su vez, mediante videollamada la viceprimera ministra Tatiana Golikova informó al titular del Kremlin que se autorizó en Rusia una cuarta vacuna. Se trata de la variante unidosis de la Sputnik V –llamada Sputnik Light por el Centro Gamaleya que la lanza al mercado– que obtuvo el registro como solución de emergencia para su uso en Rusia, aunque Kiril Dimitriev, director del Fondo Ruso de Inversiones Directas (FRID), a cargo de la comercialización de los biológicos rusos que se exportan, precisó que esta variante no se va a emplear dentro de la Federación Rusa por ahora.

Esto porque en Rusia existe el entendimiento tácito de inocular a los rusos con el segundo biológico registrado en este país, el Evi-Vac-Korona, del centro Vektor de Novosibirsk, que según sus creadores necesita tres dosis para ser realmente efectivo.

Asimismo, el Sputnik Light de una sola dosis que propuso Rusia como alternativa o complemento a los suministros de la Sputnik V y, de ser aprobada por las autoridades sanitarias, en el caso de México, sería una magnífica solución de emergencia que reduce los problemas de la logística y los tiempos de la vacunación de personas de 18 a 60 años de edad, pero tiene el inconveniente de que la inmunidad que genera dura menos que la producida por el esquema completo de dos dosis.

En otras palabras, podría solucionar un problema inmediato, en un amplio grupo de población expuesto a posibles contagios, aunque debe volver a aplicarse al menos seis meses después para lograr la inmunización deseada.

Esta suerte de mezcla de la vacuna original se creó para obtener lo más rápido posible la inmunidad de grupo en poblaciones en zonas de alta incidencia de COVID-19 o con personas que, después de enfermar con el coronavirus, mostraron pocos anticuerpos o ninguno.

De acuerdo con el FRID, el grado de eficacia de esta vacuna unidosis, que empezó a someterse en fase 1 y 2 a pruebas de seguridad y generación de anticuerpos en enero de 2021, alcanza –después de 28 días de inocularse– 79.40 por ciento, muy cercano al 80 por ciento que deben mostrar las vacunas de dos dosis.