Padre nuestro, don Miguel Hidalgo

MISCELÁNEA

El sacerdote insurgente, cura libertario, don Miguel Hidalgo, nació el 8 de mayo de 1753, en el rancho de San Vicente, jurisdicción de Pénjamo, Guanajuato.

Luego de cursar estudios en el colegio jesuita de San Francisco Xavier, ingresa al Colegio de San Nicolás Obispo, en donde en 1770 se gradúa como Bachiller de Letras. Llega a dominar siete lenguas, entre ellas español, francés, italiano y los principales idiomas indígenas de entonces. De joven es apodado "El Zorro" por su inteligencia.

Desde su juventud manifiesta su inconformidad con el régimen colonial, su oposición a los monopolios y a que los altos cargos militares, eclesiásticos y políticos, estén reservados para los españoles nacidos en la península ibérica. 

En 1779 se ordena sacerdote y en 1787 es nombrado rector del Colegio de San Nicolás de Valladolid, hoy Morelia en honor de su hijo más glorioso. En 1787 es rector del mismo, pero no puede ocupar otros cargos porque es criollo; allí, por haber establecido textos de teología moderna, es hostilizado y enviado a varios curatos, como los de Colima y San Felipe.

Ahí auxilia a los endeudados campesinos pobres; promueve actividades agrícolas, industriales y culturales. Así lo recuerda el poeta Efraín Huerta, en su bello poema Patria, amor mío: “vio maltratar a los indios, / que son tan mansos y generosos, / y se sentó entre ellos como un hermano viejo, / a enseñarles las artes finas que el indio aprende bien: / la música que consuela; la cría del gusano, que da la seda; /  la cría de la abeja, que da miel. / Tenía fuego en sí, / y le gustaba fabricar: creó hornos para cocer ladrillos. / Le veían lucir mucho de cuando en cuando los ojos verdes…”

Desde muy joven, don Miguel siente gran amor por las artes y cultiva la música y la literatura; llegó a tener una cultura enciclopédica. Es lector de Racine y de Moliere, de quien traduce algunas obras. Organiza tertulias literarias, conciertos y obras teatrales en su casa, a la cual tienen acceso distintas clases y castas igualitariamente, donde toca el violín y disfruta del baile y de los juegos de azar. También asumió la paternidad de forma responsable y amantísima, de Agustina, Mariano Lino, María Josefa, Micaela y Joaquín.

En el año 1808 llega al -hoy famoso- curato de Dolores y dos años después, 1810, participa en la conspiración de Querétaro contra el gobierno usurpador español, que debería iniciarse en el mes de diciembre. Descubierto el plan insurgente, la dama patriota, doña Josefa Ortiz de Domínguez, envía al alcalde Ignacio Pérez a avisar a Allende; al no encontrarlo se dirige junto con Aldama a Dolores. Al escuchar la noticia, nuestro padre Miguel Hidalgo, en unión de Aldama, Allende, Abasolo y otros, decide efectuar el levantamiento al amanecer del domingo 16 de septiembre.

Ante la imposibilidad de disponer de una fuerza militar, convoca al pueblo en general; los vecinos de Dolores, alfareros, carpinteros, herreros y campesinos, acuden a su llamado para iniciar la lucha por la independencia de la patria.

Tras pronunciar otra arenga patriótica, libera a los presos y se apodera de las armas de la guarnición realista. Para media mañana ya son más de ochocientos los sublevados. Encarga la parroquia al padre José María González y montado a caballo, inicia la marcha de la independencia de México.

La ideología de Hidalgo y el gran atractivo que ejerce sobre el pueblo, hacen que la rebelión inicial se transforme en una verdadera revolución popular, radical y campesina.

Después de realizar un extenso recorrido por el territorio nacional, llevando la antorcha de la independencia, fue apresado y el 30 de julio de 1811 es presentado al pelotón de fusilamiento. El Padre se niega a ser vendado y a dar la espalda al pelotón. Su muerte no es fácil porque yerran los tiros; tras varias descargas, finalmente le dan tiro de gracia para hacerlo morir. Un soldado le corta la cabeza de un solo tajo, a machete. Su cuerpo decapitado es expuesto al público. La cabeza es enviada a Guanajuato para ser colocada en una jaula de hierro, en la Alhóndiga de Granaditas.

Por decreto del 19 de abril de 1823, el Soberano Congreso Mexicano nombra a Hidalgo "Padre de la Patria".

EX LIBRIS

Hidalgo. La vida del héroe

Preámbulo (fragmento)

“Esta vida de Miguel Hidalgo y Costilla es, pues, o por lo menos pretende serlo, una reconstrucción del personaje, de su época y su medio. El lector asistirá a todos los acontecimientos de la vida del Libertador, aun a los más insignificantes; lo seguirá desde su nacimiento hasta su muerte; tendrá razón de su familia, del estado que guardaba en ese tiempo la Nueva España, de las causas que determinaron la insurrección y de uno por uno de los sucesos de la guerra en su primera parte.

“(…) De algunos grandes libertadores se han escrito biografías convencionales, en las que sólo se habla de sus buenas acciones, ocultándose premeditadamente las malas, como si el espíritu investigador, que no descansa, no revelara implacable, al fin, lo que se ha tratado de ocultar. Contrariamente a esa costumbre, yo he querido presentar al Libertador de México, con todas sus virtudes, pero también con todos sus defectos, sin olvidar ni por un instante que fue un héroe, es decir un hombre, no un santo. De esta manera, me propuse extraer del seno del pasado su figura hasta ahora tan borrosa y reconstruirla, para entregarla a la admiración, a la gratitud y al amor de sus pósteros. Si el entusiasmo es condición precisa en esta clase de asuntos, a mí no me ha faltado. Al peregrinar por los lugares donde el Libertador de México posó su planta, la figura de éste y la epopeya que animara, adquirieron a mis ojos un aire de verdad, que antes parecíame de leyenda; al tratar de describirlas, me ha parecido que resucitaban y que vivía con ellas. ¡Por eso pongo en estas páginas todo el entusiasmo de que soy capaz y el calor todo de mi patriotismo!

(Luis Castillo Ledón: Hidalgo. La vida del héroe. FCE, Cámara de Diputados; Ciudad de México, 2019).

MEMENTO

7 de mayo de 1780: Nace Ignacio Aldama, abogado que se unió a la lucha insurgente encabezada por Miguel Hidalgo.

8 de mayo de 1753: Aniversario del nacimiento de Miguel Hidalgo y Costilla, iniciador de la Independencia de México.

9 de mayo de 1911: Luis Moya, revolucionario maderista, uno de los primeros en levantarse en armas en noviembre de 1910, muere en la toma de Sombrerete, Zacatecas.

10 de mayo: Día de la Madre.

10 de mayo de 1911: Pascual Orozco y Francisco Villa toman Ciudad Juárez, acción que consolidó el movimiento revolucionario en el norte del país; inicia la caída del régimen de Porfirio Díaz.

12 de mayo de 1856: El obispo de Puebla, Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos, es expulsado del país, por atacar la política liberal del gobierno de la República.

Contacto:

[email protected]