Arbolado de Oaxaca, una bomba de tiempo, graves consecuencias si no se atienden plagas

La ciudad de Oaxaca enfrenta un problema silencioso, pero que en caso de no atenderse a tiempo, puede traer consecuencias graves. Gerardo Aldeco Pinelo, presidente del Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca (COAO), afirma que las autoridades carecen de un plan integral de conservación del arbolado  urbano; “entonces, tanto el municipio como el mismo gobierno del estado o particulares hacen lo que piensan que es correcto, cuando se supone que debe estar normado“. 

En la capital oaxaqueña existen miles de especies, entre árboles chicos, grandes,  algunos en buenas condiciones, pero la mayoría tiene plagas. Además, existen ejemplares que tienen problemas de riesgo, es decir, son árboles altos que no tienen mantenimiento, tal es el caso de los que se encuentran en el Zócalo, y con un aire, lluvia muy fuerte, incluso con un temblor pueden colapsar, señaló el experto.

Ignorancia en el tema, un factor clave

Gerardo Aldeco Pinelo indicó que muchas veces los ciudadanos siembran especies que no son adecuadas, tal es el caso de jacarandas, framboyanes, ficus, ceibas, entre otros. Debido a que son árboles muy grandes, al sembrarse en las banquetas de una calle, el espacio resulta insuficiente, por lo que se provocan daños a la infraestructura pública, tal es el caso de banquetas, drenaje y pavimento. 

Otra actividad dañina es la reforestación con plantas de ornato en las jardineras del Zócalo, que se realiza en fechas especiales como la Guelaguetza, en septiembre con motivo de las fiestas patrias, noviembre por los Días de Muertos, o el caso de las nochebuenas en Navidad. 

“Constantemente se hacían unas zanjas sin control, zanjas como de un metro por un metro de fondo; lo que hacían, como mandaban las cuadrillas a trabajar sin ningún reglamento, sin ninguna observación de algún biólogo o encargado del parque, lo que hacían era destruir las raíces de soporte de los árboles“, expresó. 

En el caso de los ejemplares que se encuentran en el centro de la ciudad, se destruyeron en el 2006 con la remodelación que se llevó a cabo, y cada año se les afectaba con motivo de las fechas especiales; “entonces, no le daban al árbol tiempo para regenerarse, venían las lluvias, los aires y pues cada temporada era una caída de dos o tres árboles“, puntualiza. 

En el año 2020, cuatro árboles se cayeron en la ciudad, dos de ellos en el Centro Histórico de la capital oaxaqueña.

 

Las plagas, un problema constante 

Las reforestaciones que llevan a cabo las autoridades se realizan con plantas que no son adecuadas, expresa el presidente de COAO, pues incluso traen consigo plagas que infectan a los árboles de gran tamaño. 

“En septiembre de 2018 se infecta el árbol de los danzoneros, por una reforestación en el mes de septiembre“. Se compraban plantas de ornato que no estaban certificadas con un documento fitosanitario, por lo que transmitían plagas, tal es el caso de los gusanos barrenadores, que son muy agresivos y hacen una especie de cavidades en el interior del tronco y las 24 horas están realizando esta actividad. 

El encalado, otra de las actividades negativas

Durante los eventos oficiales, las autoridades enviaban cuadrillas que se encargaban de poner cal en la base de los árboles. “El encalado es otro de los hábitos o prácticas que no está recomendado, a menos que sea supervisado por un experto“, comenta Gerardo Aldeco Pinelo. 

Además, algunas veces, con motivos estéticos, se utiliza pintura vinílica o acrílica para darle “presentación“ a los ejemplares; esto produce el síndrome inducido por cal. Un árbol que es intervenido constantemente con cal o algún material diferente, conforme el paso del tiempo la cal o pintura cae a la tierra, por lo que estos elementos externos se van infiltrando en el suelo, las raíces absorben esta cal, lo que provoca un bloqueo para absorber nutrientes. 

Además, en el tallo, el árbol tiene poros que son denominados lenticelas, que permiten a los ejemplares absorber algunas propiedades del ambiente, pero en caso de estar selladas con cal, pues este proceso natural resulta imposible. 

El Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca conmina a todos los sectores de la sociedad oaxaqueña a trabajar de manera conjunta en favor del medio ambiente, pues el panorama a mediano y largo plazo no resulta alentador.