Sección 22 del SNTE demanda incremento salarial del 100 por ciento ante la crisis económica por el COVID

La Sección 22 del SNTE demandó a los gobiernos federal y estatal un incremento salarial del 100 por ciento ante la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus COVID-19.

De acuerdo con su documento político, entregado al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y dirigido también al presidente Andrés Manuel López Obrador, el Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO) reclamó ese porcentaje para revalorizar la labor docente establecido en el artículo tercero de la Constitución Política federal, así como por la precariedad laboral y la crisis económica generada por el contagio masivo del virus.

Además, exigió el reconocimiento inmediato del PTEO en la nueva Ley Estatal de Educación, donde se incluya el Sistema Estatal de Formación Profesional de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (SEFPTEO) y el Programa para el Reconocimiento Educativo de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (PRETEO), y se considere el presupuesto necesario para el desarrollo de los  diferentes proyectos educativos.

También, demandó la vacunación universal en contra del coronavirus de toda la población, por ser un derecho humano a la salud, y la aplicación inmediata del Programa Popular Comunitario de Infraestructura y Equipamiento  Educativo de Oaxaca (PROPCIEEO), perteneciente al PTEO, ante la pretensión de activar la economía del país, poniendo como pretexto el regreso a clases de manera presencial, a pesar del alto índice de contagios y sin que existan las condiciones de infraestructura sanitaria básica en todas las escuelas del estado.

Aparte de esto, requirió castigo a los autores intelectuales y materiales del crimen de lesa humanidad y reparación integral de danos para las víctimas del 19 junio de 2016 en Asunción Nochixtlán, así como liberación de presos políticos, cierre de carpetas de investigación del fuero común y federal de los trabajadores de la educación, activistas y defensores de derechos humanos, defensores de la tierra y territorio.

De manera especial, demandó justicia por los crímenes de los activistas Tomás Martínez Pinacho, Fidel Heras Cruz, Jaime Jiménez Ruiz, Raymundo Robles Riaño, Noé Robles Cruz y Gerardo Mendoza Reyes, así como de la profesora de la Sección 22 del SNTE, Maricela Santiago.

También, reclamó al Congreso, a sus comisiones de Derechos Humanos y de Gobernación, y a la Fiscalía General del Estado, la creación de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y de la Comisión de Búsqueda, así como la asignación de presupuesto.

Igualmente, exigió a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y al IEEPO la contratación inmediata y sin condiciones de los regresados normalistas rezagados de las generaciones 2015, 2016 y 2017, así como de los egresados de  la generación 2020.

Además, requirió la contratación de personal de nuevo ingreso con plaza base de manera inmediata para todos los niveles educativos de educación básica y media superior, ante las múltiples necesidades del servicio educativo propiciadas por el incremento de la población estudiantil, así como las vacancias generadas por las jubilaciones constantes y el fallecimiento 19 de trabajadores de la educación por el coronavirus.

Entre otras cosas, también reclamó la abrogación del decreto del entonces gobernador Gabino Cué Monteagudo, publicado el 20 de julio del 2015, para el restablecimiento inmediato de la relación laboral patrón-trabajador y la Comisión Estatal Mixta de Escalafón.

En el documento político, la Sección 22 del SNTE exigió a los gobiernos federal y estatal la instalación inmediata de una mesa de alto nivel de carácter resolutivo con las instancias de gobierno estatal y federal de manera inmediata o de lo contrario, se reservará el derecho de movilizarse.