La Santa Cruz, por las lluvias y por el trabajo; en Terán continúan la tradición

René AraujoRené Araujo

En Terán, el día de la Santa Cruz, abren las puertas de la iglesia para recibir a decenas de creyentes, junto a cruces adornadas de papel y flores. Alguna construcción las espera.

“El 3 de mayo se le conoce como el Día de la Santa Cruz y también es la celebración del Día del Albañil, lo cual es una tradición en la que los trabajadores coloquen una cruz de madera en lo alto de la fachada de la construcción, la suelen adornar con flores, listones o papel china.”

De modo que hombres y mujeres de Terán acuden a la cita para recibir la bendición y con ello continuar con una tradición de antaño. Grandes o pequeñas, monocromáticas o de colores, todas tienen la misma finalidad.

Según el portal infobae.com, en el caso de la Santa Cruz data del siglo IV y que hace referencia a la cruz de madera en donde murió Jesús de Nazaret. La celebración es el 3 de mayo porque es la fecha, pero del año 326, cuando se encuentra dicha reliquia sagrada. Su relación con el Día del Albañil no tiene una versión oficial, sólo se cree que entre “las tradiciones en los pueblos prehispánicos era realizar ceremonias y sacrificios para tener buenas cosechas en el año. Tras la evangelización, fue una de los rituales que se mezcló con creencias cristianas y los campesinos comenzaron a rezar a la Santa Cruz para dicho fin. Posteriormente, los campesinos comenzaron a migrar a la ciudad, a trabajar como albañiles y mantuvieron la tradición de encomendarse a la Santa Cruz, la diferencia es que la petición está relacionada con el hecho de que no sufran accidentes o caídas en el trabajo”.

Seguramente en muchas construcciones las cruces se ondean con el viento de la ciudad.