Ratifican extradición de Rafael Caro Quintero a Estados Unidos

Pese a continuar prófugo
BBCBBC

Caro Quintero es acusado por la justicia estadounidense de ordenar en 1985 el asesinato de "Kiki" Camarena en México, tras torturarlo salvajemente.

Fuentes judiciales revelaron que un juzgado mexicano avaló la extradición a Estados Unidos del narcotraficante Rafael Caro Quintero, prófugo de la justicia, para que sea procesado por diversos crímenes, entre ellos el asesinato de Enrique "Kiki" Camarena, un agente de la agencia antidrogas estadounidense (DEA) en el vecino país.

Cabe mencionar que la sentencia, emitida el 30 de abril por un tribunal penal de Ciudad de México, rechazó un amparo de la defensa de Caro Quintero- uno de los hombres más buscados por el FBI-, que alegaba que su cliente no podía ser juzgado dos veces por el asesinato de Camarena, un caso que ya había sido visto por la justicia mexicana.

Según el documento judicial, el tribunal argumentó que incluso el "hipotético escenario" de que el narcotraficante ya haya sido enjuiciado en México por ciertos delitos "no impide que eventualmente se acceda a su extradición por aquellos que están fuera de ese enjuiciamiento". 

Refirió que esto sería razón suficiente para que una orden de detención provisional, girada también a pedido de Estados Unidos y que su defensa igualmente denunciaba, no transgreda sus derechos fundamentales.

Es importante recordar que a mediados de abril pasado, un juez estadounidense autorizó la incautación en México de cinco propiedades de Caro Quintero -RCQ por sus iniciales-, quien fue cofundador del cártel de Guadalajara y ahora dirige una facción criminal que lleva su nombre y que es parte del cártel de Sinaloa, según información de la DEA.

Quintero es acusado por la justicia estadounidense de ordenar en 1985 el asesinato de "Kiki" Camarena en México, tras torturarlo salvajemente. Es uno de los 10 hombres más buscados por el FBI, que ofrece por él una recompensa de 20 millones de dólares.

Fue detenido en 1985, juzgado en México y condenado a 40 años de prisión. Pero en 2013 un juez lo liberó por un tecnicismo legal. Poco después, la justicia volvió a pedir su captura, pero era demasiado tarde: RCQ había desaparecido.

Por último, para la DEA es un asunto personal pues sospecha que Caro Quintero está escondido en nuestro país.