Ofrecen un “torito” en hogares de Tuxtla

René AraujoRené Araujo

Los zoques de Tuxtla Gutiérrez, aunque en menor número de participantes, llevan el Torito por las calles de la capital. El costumbre marca, en el día de la Santa Cruz, realizar el baile para indicar la preparación de la tierra a las primeras lluvias.

El portal Cotopayú Cultural documenta que esta danza es parte del calendario zoque que aún conserva la ciudad; “reinterpreta a los negros cimarrones escapados de las haciendas frailescanas, quienes se escondían en las cuevas del cerro Mactumatzá, bajaban por la noche para robar comida y a veces algún animal de patio para comer y, cuando era un torito, bajaban a las orillas de Tuxtla para tratar de venderlo”, según el libro Calendario Festivo de la Mayordomía zoque de Tuxtla de Sergio de Cruz Vázquez.

También refiere que los danzantes, con rostros pintados de negro, bailan en dos filas mientras el torito elaborado con un costal de ixtle queda en el piso y, al cambio de ritmo de la música, lo levantan y realizan una “toreada” que termina tirando al “vaquero”.

“Así llega el momento del diálogo chusco, donde dicen mentiras, tratando de vender al torito para ‘pagar la boda de un hijo’, también aparece un veterinario para vacunar al torito contra todas las enfermedades y un notario para realizar la compra-venta y firma de la factura. Al llegar a un acuerdo y piden al nuevo dueño que lo monte y se siente que el torito es fuerte, el comprador lo monta y entran en acción dos danzantes y zangolotean fuertemente al torito, hasta tirarlo; lo que aprovechan para huir con él y el dinero y así van, tratando de venderlo en diferentes casas.”

He aquí lo vivido este 3 de mayo en las calles de la capital chiapaneca.