Albañiles, sin nada que celebrar en su día, enfrentan crisis económica y falta de seguridad social

SALINA CRUZ, Oaxaca.- La pandemia de COVID-19 y la falta de empleos en el puerto, mantienen postrados a los maestros de la cuchara, y es que a pesar de que han anunciado con bombos y platillos importantes obras de mejoramiento urbano y de infraestructura portuaria en esta ciudad, la economía local no se reactiva de ninguna forma.

Para Julio César Cruz Aguilar, quien siguió los pasos de su señor padre como albañil, la situación económica de los trabajadores de la construcción no ha mejorado; todo lo contrario, se ha vuelto cada vez más difícil, por lo que estima que este 3 de mayo, día de la Santa Cruz, no habrá nada que celebrar.

Aunque la ley del Seguro Social ha modificado ya la denominación de albañil por la de trabajadores de la construcción, dijo Cruz Aguilar, quien por la imposibilidad de mantener sus estudios de Derecho tuvo que abandonarlos, la verdad esto no ha cambiado en mucho la vida laboral de los compañeros, indicó.

Los tiempos han cambiado mucho, recuerdo que de su trabajo mi papá nos dio estudios a tres de mis hermanos y a mí hasta donde pudo; era oficial albañil y al parecer años anteriores el dinero rendía más, por lo que la gente construía sus casas, pero actualmente todo está muy caro, ya es casi imposible construir para muchos.

Además de albañilería debes saber algo de fontanería, electricidad, soldadura, pintura, jardinería, entre otros oficios, para que cuando te quedes sin trabajo por cualquier cosa, puedas atender las exigencias de los patrones; con el transcurrir del tiempo todo se vuelve más complicado, opinó.

Hace un par de años solicité a mi Afore un estado de cuenta y pude percatarme de que si acaso 30 semanas cotizadas tengo ante el IMSS, es muy cuestionable y riesgoso el trabajo que desempeñamos los albañiles, y eso no lo valora la gente, de allí que sean renuentes a afiliarnos como trabajadores ante el Seguro Social.

Y no nos preocupamos de ello, sino hasta que nos lastimamos o lesionamos, como es mi caso, porque una incapacidad nos deja en la imposibilidad de ganarnos el pan de cada día, y esto es muy cierto; he sabido por ejemplo de un conocido al que le cayó la cimbra aquí en Salina Cruz y murió, su familia quedó desamparada, pero eso no lo ven los patrones.

Creo que lo único que podemos celebrar es que estamos vivos y sanos, no hay vez que nos ocurra algún accidente, y a eso y más estamos expuestos, hay patrones benévolos, y también hay patrones que hasta se niegan a pagarnos nuestro trabajo, no me quejo, pero esa es la verdad, cuestionó el trabajador.

Hay muchas desavenencias en este oficio, yo lo veo con mi papá, construyó decenas de casas en Salina Cruz, es muy conocido, pero eso no basta para satisfacer sus necesidades, ahora ya no puede trabajar, ya está viejo, la edad no le ayuda y si tiene una pensión es la Universal, porque ante la falta de afiliación al IMSS no pudo obtener ésta, puntualizó.