Piden a partidos políticos de Oaxaca actuar con responsabilidad y acatar medidas sanitarias

Además de respetar al aforo de personas en las campañas políticas

Ante el retroceso al color amarillo del semáforo epidemiológico por el aumento de casos del coronavirus, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) convocó a los órganos electorales, partidos políticos y a todos los participantes en el proceso electoral 2020-2021, a actuar con responsabilidad y acatar las medidas sanitarias, sobre todo, el respeto al aforo de personas permitido por las autoridades sanitarias en las campañas políticas.

El titular de ese órgano autónomo, Bernardo Rodríguez Alamilla afirmó que los partidos políticos necesitan innovar en sus actos de promoción del voto durante las campañas políticas y así apegarse a las recomendaciones de las autoridades sanitarias y electorales, en especial, la sana distancia para evitar la conglomeración de personas.

Expuso que el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias garantizará a sus simpatizantes y a quienes acudan a los actos de campaña contar con las condiciones de seguridad para garantizar el pleno ejercicio del derecho humano al voto.

Además, subrayó que los candidatos a diferentes puestos de elección popular necesitan respetar los mecanismos comunitarios de protección implementados por los pueblos y las comunidades indígenas afromexicanas o comunidades rurales.

Destacó que las medidas adoptadas por el Estado para garantizar los derechos político electorales de la población deben regirse bajo los principios de prudencia, razonabilidad y necesidad, pues es indispensable generar las condiciones adecuadas para ejercer el derecho humano al voto con seguridad, libertad y accesibilidad.

Resaltó que la participación ciudadana es uno de los pilares fundamentales de la democracia, aunque la contingencia sanitaria ha transformado la vida social, especialmente ha limitado las interacciones personales.

Ante esto, el ombudsperson dijo que las restricciones para la realización de reuniones y encuentros públicos, tanto individuales como colectivos, forman parte de una nueva realidad de protección y cuidado de la población.