Arzobispo de Oaxaca llamó a los futuros sacerdotes a mantener una vida ordenada

HACIENDA BLANCA, San Pablo Etla, Oax.- El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos llamó ayer a los seminaristas a no ser desordenados en su vida para que cuando se conviertan en sacerdotes ofrezcan testimonio al pueblo de ser verdaderos seguidores del Señor.

“Queremos que se formen bien, que den realmente fruto, no queremos que sea unos jóvenes desordenados. El pueblo, cuando ve en nosotros la falta de testimonio, no siente creíble lo que anunciamos, lo que predicamos”, asentó.

En la homilía de la misa celebrada en el Seminario Pontificio de la Santa Cruz, por la festividad de La Santa Cruz, el pastor religioso sostuvo que los seminaristas necesitan ser ordenados porque solamente así podrán ser ordenados algún día por el obispo y se conviertan en ministros en medio de su pueblo.

Además, convocó a los seminaristas a estar siempre unido al Señor, porque solamente así podrán dar fruto cuando se encuentren con el pueblo el mundo está cansado de palabras y necesita de su testimonio.

“No defraudemos a nuestro pueblo. A cualquier persona el pueblo le perdona, le disculpa y no se escandaliza. Pero de nosotros sí, de cómo vivimos nosotros los sacerdotes, los seminaristas, el pueblo sí se escandaliza”, añadió.

Por esto, pidió a los seminaristas corresponder al amor del pueblo y enderezar sus comportamientos personales, porque si no crecen en la virtud desde el curso introductorio, desde la facultad de filosofía, de la teología, de la preparatoria, de seminarista en familia, hasta ser sacerdotes, están totalmente equivocados.

“Antes de estar aquí con ustedes, me escribieron varias de personas y me decían ‘le pedimos a Dios y al Espíritu Santo que toque el corazón de los seminaristas’. No sé qué han visto en ustedes, no sé qué testimonio han dado, pero nuestro pueblo se preocupa. Algo está pasando aquí adentro y a ustedes les toca enderezar su persona, si es que van chuecos”, asentó.

También, suplicó al pueblo a permanecer en oración por los seminaristas para que Dios toque su corazón y los llame a ser sacerdotes.

“Permanezcan en oración, no desmayen. Ustedes son los que nos traen al Seminario, ustedes son los que nos forman y nos ayudan con su oración a perseverar, a corregirnos. Ustedes son los que con su oración, nos sostienen en el ministerio para que seamos sabios y santos sacerdotes”, agregó.

De igual manera, el mitrado solicitó a todos los creyentes a interesarse por promover las vocaciones a la vida sacerdotal, porque no solamente es una responsabilidad del arzobispo.

“Tenemos que ser corresponsables todos, sin excepción y tenemos que promover de nuestros pueblos y comunidades a jóvenes que quieran ser sacerdotes y entre todos, haremos más fácil la carga y nos alegraremos y será una bendición para todos”, refirió.