Protestan indocumentados frente a la Casa Blanca en EU para pedir una reforma migratoria

Reprochan "promesas vacías" de Biden

"Papeles sí, migajas no", gritaron este viernes dos centenares de migrantes venidos de todos los rincones de Estados Unidos para una protesta frente a la Casa Blanca convocada por varias organizaciones de indocumentados, en la que reprocharon las "promesas vacías" del presidente Joe Biden.

Los manifestantes reclamaron "acciones" a la nueva administración para impulsar en el Congreso una reforma migratoria que está estancada en el Senado.

"Nada ha cambiado", lamentó ante la AFP William Martínez, un activista de la organización National TPS Alliance, que representa a migrantes que tienen un estatuto de protección temporal, una precaria figura legal para países en guerra o víctimas de catástrofes que los protege de la deportación y les permite trabajar. 

Durante el gobierno de Donald Trump (2017-2021) se intentó terminar con este programa. 

Gema Lowe, 49 años, proviene de un país de Latinoamérica que prefiere no revelar por precaución. Condujo 13 horas desde el estado de Michigan, en el norte, para protestar frente a la Casa Blanca. 

"Necesitamos alzar nuestras voces. Yo estoy cansada. He estado 30 años en este país y no tengo ninguna documentación. Ahora me arriesgo a que me arresten, pero así puedo decir fuerte y claro que merecemos dignidad, respeto y una protección permanente", afirmó. 

Para Gema, Estados Unidos aprovecha la mano de obra de los inmigrantes pero les niega dignidad. "Ya me cansé de sentir miedo, ya no tengo miedo", aseguró delante de la reja instalada en el Parque La Fayette, delante de la Casa Blanca. 

"No está usando su capital político" 

Biden -que busca marcar una diferencia con respecto a la dura política migratoria adoptada por su predecesor- apoya una amplia reforma impulsada por los demócratas en el Congreso para dar una vía a la ciudadanía a los 11 millones de indocumentados que se estima viven en el país.

La Cámara de Representantes aprobó en marzo dos leyes migratorias para los llamados "soñadores", jóvenes indocumentados llegados a Estados Unidos siendo menores, los beneficiarios del Estatuto de Protección Temporal (TPS) y para trabajadores agrícolas. 

Pero estos proyectos tienen magras posibilidades sobrevivir al Senado, donde republicanos y demócratas ostentan 50 bancas cada uno, con la ventaja para el gobierno del voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris. Sin embargo, un proyecto con menos de 60 votos a favor puede ser bloqueado por una maniobra legislativa.