120 plantas de tratamiento de agua en Oaxaca están en la mira de Conagua por falta de caudal y calidad

ArchivoArchivo

Conagua busca definir si el funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales es adecuado.

Al menos 120 plantas de tratamiento de aguas residuales ubicadas en el estado de Oaxaca se encuentran bajo la lupa de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), organismo que se encuentra en la realización de un inventario y evaluación de cada una.

El director General del Organismo de Cuenca Pacífico-Sur de la Conagua, Miguel Ángel Martínez Cordero, indicó que, hasta el momento, la mayoría no cumple con las condiciones de caudal y calidad del agua que exige norma 001.

Señaló que, si hay algunas en operación, habría que definir si su funcionamiento es adecuado o no, puesto que el que ingrese y salga el agua no implica un adecuado saneamiento.

“Podrían decir que sí esta funcionando, que sí pasa el agua, pero no necesariamente hacen su servicio. Para mí el que una planta esté funcionando es que está alcanzando la calidad de agua para la cual fue planeada, que esa puede ser diferente a la calidad del agua que exige una norma. Tenemos que hacer esa evaluación que no es tan sencilla”.

Durante la evaluación -expuso- detectaron municipios cuyas autoridades municipales desconocen del diseño y condiciones actuales de la planta en cuanto a caudal y calidad del agua.

“Sin temor a equivocarme puedo decir que son pocas las plantas de tratamiento que están alcanzando las condiciones de caudal y calidad del agua que exige la norma 001”.

Estudio inconcluso

El estudio -destacó- aún no esta concluido, por lo que no se tiene un dato preciso de cuáles no están funcionando adecuadamente.

Enlistó tres de los principales motivos por los cuales la mayoría de las plantas construidas en la entidad no funcionan: diseño inadecuado, lugar de construcción incorrecto e inadecuado cálculo en los presupuestos.

En el primer caso tiene que ver a que no estuvo adecuado a la cantidad y calidad que se requería, mientras que en el segundo tiene que ver con que la planta de tratamiento se construyó aguas arriba de la necesidad de la población, por lo que se tiene que bombear con el consecutivo gasto. Finalmente, Miguel Ángel Martínez Cordero explicó que hay plantas de tratamiento con presupuestos operativos altos. “No hay plantas de tratamiento con costo de operación cero y muchos municipios pensaron que sería así. Entonces las plantas de tratamiento terminan al cabo de algunos meses sin funcionar e incluso son vandalizadas”.

Asimismo, el funcionario federal destacó que las 120 plantas contabilizadas hasta el momento sólo abarcan aquellas en las que la Conagua intervino con financiamiento, pero hay muchas otras más.