Actriz de "Game of Thrones" demanda a Marilyn Manson por violación y tortura

Revela que fue drogada
VanguardiaVanguardia

En 2009 Manson y Esmé Bianco iniciaron una relación sentimental.

La actriz Esmé Bianco, conocida por su papel de Ros en la serie "Game of Thrones", interpuso una demanda contra Brian Warner, verdadero nombre de Marilyn Manson, a quien acusa de haberla drogada, torturado y violado. La actriz asegura que Manson cometió actos sexuales en momentos en los que ella no otorgó su consentimiento o no estaba consciente, por lo cual decidió realizar la denuncia.

El portal especializado TMZ publicó que la actriz conoció al rockero en 2005, y en 2007, tras el divorcio de Marilyn, el cantante le hizo sus primeras insinuaciones sexuales pidiéndole fotografías desnuda. Bianco sostiene que Manson usó drogas, fuerza y amenazas para obligarla a realizar actos sexuales en ocasiones distintas.

Cabe recordar que en 2009, Manson la llevó en avión a Los Ángeles, supuestamente para filmar un video musical para su canción "I Wanna Kill You Like They do in Movies". La actriz relata que al llegar se enteró de que no había equipo de filmación, sólo estaba Manson, quien esperaba que se quedara con él y estuviera disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana y usara lencería como su "disfraz" para él.

La intérprete alega que le dieron drogas y alcohol y la sometieron a amenazas de violencia y violación, y de acuerdo con los documentos fue atada a un arrodillador de oración y golpeada por Manson con un látigo.

Además, Manson también la electrocutó y la manipuló para que creyera que todo eso era parte de la filmación del video musical.

Asimismo, en 2009 iniciaron una relación sentimental, en la cual él fue "controlador y degradante"; mantuvieron la relación a larga distancia hasta 2011, cuando Manson la convenció de que se mudara a Los Ángeles para que vivieran juntos.

La actriz recordó que durante este tiempo sufrió abusos constantes, incluida la privación del sueño, abuso verbal y rabietas si expresaba su malestar por las "películas violentas y sexualmente gráficas" que supuestamente veían en el apartamento del cantante.

Bianco expuso que en una ocasión, Manson la persiguió por la casa con un hacha, y en otra ocasión, sin su consentimiento, la cortó con un cuchillo nazi cuando estaban teniendo relaciones sexuales, además de que le sacó foto a los cortes que le hizo en su cuerpo.

Apuntó: "Él pasó de ser un gran modelo a seguir que realmente me ayudó en momentos increíblemente oscuros y difíciles cuando era adolescente, a un monstruo que casi me destruye y casi destruye a tantas mujeres".