Homenajean al creador de la Feria de la Piña

LOMA BONITA, OAX.-Muy bonito fue el homenaje a don Juan López Cruz, el primer presidente de este municipio y quien creó la Feria de la Piña, ahí junto al nuevo kiosco, programa coordinado por la Casa de la Cultura “Tepochcalli”.

La fiesta del fandango frente al kiosco que lleva su nombre, presentó a bailarines y músicos que incluso han representado a esta ciudad en la internacional Guelaguetza en la ciudad de Oaxaca de Juárez.

A un lado del kiosco que tiene 4 locales comerciales, se realizaron los típicos bailables como el “Tilingo lingo” y “Rinconcito oaxaqueño”, que tanta fama le ha dado a esta ciudad cuenqueña en infinidad de eventos y concursos.

El Cronista de la Ciudad, Gustavo Cházaro, pidió un aplauso a don Juan López Cruz: “para mí es un día especial, fui colaborador con él en el Registro Civil y con el juez, seguí su trayectoria, un hombre franco, de carácter y político consumado; que bueno que a alguien “se le prendió el foco” para ponerle su nombre al kiosco, el mejor presidente que hemos tenido, nacido en 1912 en Tuxtepec, Oaxaca”.

“Fue convertido en alcalde, con un cúmulo de obras en los años de oro, donde fue un hijo adoptivo, gestionó el tramo de la carretera Loma Bonita-Papaloapan, estando su nombre presente en una colonia, en la Feria de la Piña, así como creó el Día del Tarpalero (ahora Ponitero)”, señaló el longevo cronista.

Ahora “Juan López Cruz” es el nombre del nuevo kiosco que la gente disfruta –a semejanza del que está en la capital Oaxaca de Juárez--, actuando también la marimba Capricornio de la ciudad de Tuxtepec.

Tras más de un año tristes por la pandemia, algunos lomabonitenses al escuchar “Juguito de piña” o el danzón “Nereidas” se pusieron a bailar en el parque “Benito Juárez”, con aceptable cantidad de personas, pero con la sana distancia.

“Por fin se escuchó algarabía y música en el parque y nuevo kiosco”, dijo una señora que vendía paletas, viéndose comerciantes que vendían vestidos, blusas y otros artículos de esta ciudad y del interior de Oaxaca, estado rico en tradiciones, música, cultura y cosas bellas que desde el sábado retornaron a Loma Bonita.