Ya se escucha el tambor en Suchiapa

Javier MedinaJavier Medina

Conscientes del riesgo que existe actualmente por el Covi-19, los grupos de hojeros de Suchiapa cumplen con la encomienda: van por la ofrenda a la Santa Cruz; hombres y niños que suben, cada año, al cerro en busca de la espadaña.

En grupos de 20 integrantes -disminuyen su número de participantes a fin de guardar la sana distancia- realizan la caminata al cerro desde la madrugada del 27 de abril para volver con las espadañas este 30 de abril.

Sin apoyo de autoridades, cada grupo -alrededor de seis- costeó el precio de las espadañas: dos pesos cada uno para poder cargar racimos de entre 60 y 80 piezas cada participante. La caminata concluye este viernes para entrar al pueblo, recibir la bendición y visitar los hogares donde se halla resguardada la Santa Cruz.

En Suchiapa, desde abril, los patios se tiñen de blanco y rosa con la ofrenda que crece en los árboles de flores de mayo, que visten a la Santa Cruz. Mientras que a lo lejos, en el vecino municipio (Villaflores), yace la otra reliquia; es menos delicada que la primera, pero su difícil acceso la hace aún más deseada. La flor de espadaña mancha de verde el cerro de Nambiyiguá y, desde este 30 abril, a varios hogares. La ofrenda está entregada.

***

Somos los hojeros tocando la flauta transversal y tamborcito entonamos sonecitos y en ocasiones alabado en lengua chiapaneca en honor a la Santa Cruz, hacemos el recorrido tradicional visitando lugares donde hay una cruz, pasamos a traer a los demás integrante del grupo para irnos en procesión al cerro que  nuestros antepasados llegaron a recolectar la flor de la espada, alistamos nuestras cosas, el morral, pumpo, las redes, el mecapal y nuestra pequeña cruz de madera pintada de verde en representación al señor que nos proteja y bendiga en este largo caminar iremos al cerro del Nambiyigua, al estoraque, a la sombra, etc. Vamos todos muy alegres con fe y devoción a traer la espadaña con la compañía de Dios, nos despedimos de nuestros familiares pues ya nos vamos a traer la flor sellamos nuestra despedida con un; -hay tienen cuidado y que Dios los bendiga... De nuestra madre, hermana, hijo(a) o de quién no eche la bendición, recorremos por toda la noche y madrugada las calles del pueblo se oye fuerte la tamboreada la fiesta de mayo ya va llegando, cruzamos el río a traer a los demás en la rivera Buena Vista nos espera otra invitación, nos vemos el 30 de mayo a topar la flor, recuerden que primero Dios ahi estaremos tocando carrizo y tambor. ¡Viva la Santa Cruz!