Juez otorga suspensión contra el padrón móvil por violación de los derechos humanos en México

CIUDAD DE MÉXICO.- El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro notificó ayer la primera suspensión definitiva para impedir que se cancele la línea de un usuario de telefonía celular, que se niega a registrar sus datos personales y biométricos en el nuevo Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut).

La suspensión, concedida en el amparo promovido por Oscar González Abundis, sólo beneficia al solicitante y, salvo que la revoque un tribunal colegiado, estará vigente durante todo el tiempo que llevará tramitar el juicio para aclarar si la entrega de datos al Panaut viola los derechos humanos.

Esta y las demás suspensiones que Gómez Fierro estará otorgando en los próximos días, por tanto, no impedirán al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) expedir las disposiciones administrativas para la operación del padrón móvil, para lo cual tiene hasta octubre. Para quienes ya cuentan con una línea móvil, la reforma legal dio un plazo de dos años a las empresas para recabar los datos personales y biométricos, mismo que sólo quedará interrumpido para quienes obtengan suspensiones.

El Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) acordó este martes presentar una acción de inconstitucionalidad contra el Panaut ante la Suprema Corte de Justicia y, a diferencia de los amparos, esta demanda sí podría llevar a la invalidez con efectos generales del padrón, si ocho de los 11 Ministros votan en ese sentido.

"La suspensión definitiva se concede para el efecto de que no se aplique al quejoso la obligación establecida en la norma reclamada consistente en registrar su línea telefónica móvil en el Panaut y, en consecuencia, no le sea cancelada por su falta de registro", ordenó Gómez Fierro.

El juez reiteró argumentos que sostuvo al conceder a González la suspensión provisional la semana pasada, en el sentido de que el Código Nacional de Procedimientos Penales ya faculta a las fiscalías para recabar datos conservados y geolocalización de teléfonos celulares relacionados con delitos, incluso sin orden judicial.

"Si la finalidad de ese padrón es que exista una base de datos para el intercambio de información entre el IFT y las autoridades competentes en materia de seguridad y justicia, en asuntos relacionados con la comisión de delitos, ello no quiere decir, que la sola vigencia de la norma provocará, en automático, la disminución de los delitos o, en su caso, que dichas autoridades puedan investigar delitos que antes no podían por la falta del Panaut", explicó, para justificar que la suspensión no afecta el interés público.