El INAH Chiapas protege el patrimonio arqueológico, ubicado en Tuxtla Chico

FacebookFacebook

El INAH Chiapas da a conocer los hechos ocurridos durante el día 8 de abril del 2021, en torno a una denuncia por parte de ciudadanos y custodios del INAH en relación a unos trabajos sin permiso del INAH en la Zona Arqueológica de Izapa, ubicada en el municipio de Tuxtla Chico.

El reporte indicaba ruidos provenientes del grupo H, donde actualmente los grupos abiertos al público hasta antes de la pandemia eran el grupo F, el más conocido por la gente ya que está a orilla de la carretera Tapachula- Tuxtla Chico. “El grupo H se encuentra en medio del grupo A y grupo B, si bien es un predio particular y no tiene personal de custodia del INAH, contiene, como gran parte del asentamiento de Izapa, varios vestigios arqueológicos entre ellos un basamentos y pirámides, cabe aclarar que la declaratoria de monumentos arqueológicos de Izapa expedida en diciembre del 2001 abarca más de 127 hectáreas y está protegidas por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos”.

Detallan que el basamento número 46, que fue el dañado, se ubica casi al centro del grupo H, era un montículo de medidas aproximadas 35 a 40 metros de largo por 22 de ancho y en algún tiempo de 1.5 metros de altura, actualmente se pueden visualizar unos 80 centímetros, se encuentra cercano a un hundimiento de tierra o laguna pequeña (reservorio), el basamento 46 fue demolido en su parte central, regando el material en varios metros de norte a sur, para tratar de llenar la laguna y emparejar todo ese espacio.

“Sin embargo, en la estructura 47 no hubo daño, tampoco hubo retiro de ninguna estela o altar en dicho sitio. Ese mismo día los pobladores después de tener un diálogo con ellos expresaron que pondrían cadena, candado y no permitirían que la maquina regresara y pararían los trabajos.”

Olivia Lara Jiménez, encargada de despacho del Centro INAH Chiapas, mencionó que, ante las denuncias, desde el día 8 de abril los trabajos quedaron cancelados y el personal del Jurídico del INAH comenzó los trámites de la denuncia ante la Fiscalía General de la República y en coordinación con Obras Públicas y al Ayuntamiento de Tuxtla Chico, quienes enviaron de inmediato personal en dos ocasiones, junto con policías, y se pidió la cancelación de trabajos.

Asimismo, se realizaron cuatro peritajes con arqueólogos del Centro INAH Chiapas y arqueólogos de la Ciudad de México para determinar los daños y avalúos correspondientes. Cabe mencionar que la gente que habita dentro de la poligonal está consciente de que no se puede construir y/o alterar ni cambiar el uso del suelo.