Integrantes del CIPO-RFM demandan retorno de compañero exiliado

Amagan con más acciones
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El CIPO-RFM refiere que están integrados por diversas etnias de la entidad.

El Consejo Indígena Popular de Oaxaca Ricardo Flores Magón (CIPO-RFM)  bloqueó ayer la circulación en la avenida Heroico Colegio Militar e inició un plantón frente a la delegación estatal del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), para demandar el retorno de su compañero exiliado Raúl Gatica Bautista.

La portavoz de la organización, Victoria Jiménez Mendoza, dijo que una representación del CIPO-RFM integrada por indígenas triquis, mixes, mixtecos, tacuates, chinantecos, zapotecos y náhuatl, llegaron a la ciudad para exigir atención a sus reclamos, a pesar del peligro por la inseguridad y el riesgo de contagio por el coronavirus.

Expuso que el actual gobierno estatal ha presumido respetar y proteger los derechos humanos de los habitantes de los pueblos indígenas; sin embargo, ha demostrado lo contrario.

“A cinco años de su gobierno, no hay compromiso, ni justicia para el pueblo”, asentó.

Subrayó que la mala administración de este gobierno ha generado más asesinatos, despojos, feminicidios, discriminación, miseria, pobreza y desplazamiento, entre otras muchas más injusticias.

Por eso, exigió una mesa de diálogo con el gobernador del estado y con sus secretario general Gobierno y de Seguridad Pública, así como con la Fiscalía General del Estado, con la coadyuvancia de funcionarios del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, para garantizar el regreso de su compañero indígena mixteco Raúl Gatica Bautista, exiliado desde el 2005 a Vancouver, Canadá, perseguido durante la administración del exgobernador José Murat Casab.

Además, demandó cárcel para los asesinos de su compañero Gustavo Cruz Mendoza y para los responsables de la agresión a otro de sus compañeros, Saturnino Cruz Mendoza.

De la misma manera, reclamó el respeto a los derechos de las mujeres indígenas y un alto a la persecución de las defensoras chinantecas de los derechos humanos, así como castigar a los responsables de la agresión a su compañera Maura Mendoza Acevedo por defender sus derechos humanos y los derechos de las mujeres.

“Por eso, estaremos en un plantón indefinido para que nuestras voces sean escuchadas”, recalcó.

Para finalizar, Jiménez Mendoza dijo que el CIPO-RFM mantendrá su plantón y luchará hasta encontrar soluciones a sus demandas en sus comunidades y pueblos originarios.