Mujeres diversas de Oaxaca en lucha constante para poder participar como candidatas

En Proceso Electoral 2021

Acompañadas por el Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres, Luz Irene del Carmen Montes Lara, Karina Regalado, Jessica Itzel García García y Rosa María Castro Salinas, son los rostros de estas batallas en donde lo que esta en juego es hacer valer

Con seis acciones afirmativas para garantizar el pleno ejercicio de los derechos políticos electorales de todos los sectores de la población, Oaxaca se estableció como entidad de avanzada en el país.

El camino para que las mujeres indígenas, afromexicanas, adultas mayores, mujeres jóvenes y con alguna discapacidad, pudieran participar como candidatas parecía estar allanado, sin embargo, la simulación y el incumplimiento de los partidos políticos han llevado a que tengan que defender sus derechos en los tribunales.

Acompañadas por el Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres, Luz Irene del Carmen Montes Lara, Karina Regalado, Jessica Itzel García García y Rosa María Castro Salinas, son los rostros de estas batallas en donde lo que esta en juego es hacer valer las reglas de la contienda electoral 2021.

 Las aspirantes 

Estos son parte de sus perfiles:

Luz Irene del Carmen Montes Lara, es una mujer indígena mixteca quien fue postulada por 15 presidentes municipales para la diputación local por el distrito 5 con cabecera en Nochixtlán.

Dentro de su trayectoria está el haber sido coordinadora de la Solidaridad con Guatemala en el proceso de paz de 1992 a 1994; integrante iniciadora del Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad en 1994; así como integrante fundadora del Congreso Nacional Indígena tras el levantamiento armado del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas.

En 2014 fue electa presidenta municipal de Santo Domingo Yanhuitlán y con ello se convirtió en la primera mujer en ocupar este cargo en su población y una de las siete presidentas que había en Oaxaca.

Pese al respaldo y trabajo como defensora de los derechos de los pueblos indígenas, su aspiración fue ignorada.

En su lugar fue designada Tania Caballero Navarro, regidora de hacienda de Oaxaca de Juárez y nuera del político Salomón Jara Cruz.

Karina Regalado es una indígena zapoteca.

Se postuló a la candidatura federal y local por el distrito 20 con cabecera en Juchitán de Zaragoza.

La activista defendió ante los tribunales las acciones afirmativas impugnadas por Partido del Trabajo.

A pesar de haber ganado, su aspiración para la candidatura fue ignorada.

Jessica Itzel García García es una joven originaria de San Sebastián Río Hondo, se postuló a la diputación local por mayoría relativa perteneciente al distrito 26 de Miahuatlán de Porfirio Díaz.

A pesar de que a su distrito le correspondía ser representado por una mujer y ella era la única aspirante, su participación hasta la fecha ha sido negada.

Rosa María Castro Salinas es una mujer afromexicana aspirante a la diputación local por el distrito 25 de San Pedro Pochutla, a pesar de haberse inscrito tanto por la vía de mayoría relativa como por representación proporcional, hasta la fecha ambas han sido rechazadas.

Rosy Castro es originaria de Charco Redondo del municipio de Villa de Tututepec.

Tiene 53 años, es docente en los Centros de Formación para el Trabajo.

Licenciada en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico de Oaxaca y tiene estudios técnicos en periodismo.

Su trabajo se ha centrado en la promoción y defensa de los derechos de las mujeres afromexicanas.

Simulación, la constante  

Claudia Ramírez Izúcar, representante legal del Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres, señaló que los partidos políticos no han asumido las acciones afirmativas, por el contrario, han buscado pretextos para dar cumplimiento.

“Hay una simulación, nos damos cuenta que se ponen una serie de obstáculos institucionales. Hemos encontrado como se oponen al registro de candidatas aún cuando éstas ya realizaron un trabajo de precampaña muy fuerte y notorio”.

Entre de las artimañas de los partidos políticos para burlar las acciones afirmativas prevalece la colocación de mujeres con vínculos familiares, es decir esposas, hijas, cuñadas o nueras, de quienes mantienen el cacicazgo.

En su expresión más violenta son amenazadas para que renuncien a sus aspiraciones.

“También vemos que se aprovechan de los resquicios legales que existen. Nos hemos percatado que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con una serie de sentencias, tesis y jurisprudencias han logrado poner de alguna manera sobre la mesa todos estos obstáculos que los partidos políticos como institución han puesto para que las mujeres no lleguen a estos espacios”.

Ramírez Izúcar indicó que un dato que es revelador a las resistencias de los partidos políticos y sus actores, es que, pese a que más del 50 por ciento de la base de los institutos políticos lo conforman mujeres, sólo el 16 por ciento llegan a ocupar espacios de presidentas o secretarias.

“Al final de cuenta el centro de los partidos está dominado por hombres. Son ellos quienes toman las decisiones, es decir, es como una representación del sistema social en el que estamos viviendo, en donde el patriarcado tiene una serie de tentáculos y mecanismos que le permite hacer todo lo que se le ocurre para retener los espacios de poder”.

 Exclusión de las mujeres, retroceso

 “Si las mujeres no están presentes, no están participando, no están representadas entonces no podemos hablar de un estado democrático. Las mujeres somos muchas, afro, no afro, adultas, indígenas, jóvenes, con alguna discapacidad, es el momento de reconocer a todas las mujeres, si no estamos presentes, no estamos representadas eso sería un retroceso”, indicó

Las acciones afirmativas establecidas por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) obliga a los partidos políticos a que para las diputaciones postulen cinco fórmulas con autoadscripción indígena o afromexicana; para el caso de personas con discapacidad permanente física o sensorial, adultos mayores y jóvenes, deberán postular una fórmula, respectivamente. 

Respecto de los Ayuntamientos, deberán postular por cada segmento de competitividad: el 35 por ciento de candidatas y candidatos indígenas o afromexicanos; cinco por ciento de candidaturas para el caso de personas con discapacidad permanente física o sensorial; y el 10 por ciento para el caso de adultos mayores y jóvenes, respectivamente.

“Hay una simulación, nos damos cuenta que se ponen una serie de obstáculos institucionales. Hemos encontrado como se oponen al registro de candidatas aún cuando éstas ya realizaron un trabajo de precampaña muy fuerte y notorio”, Claudia Ramírez Izúcar.

Representante legal del Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres

Acciones afirmativas

Obliga a los partidos políticos a que para las diputaciones postulen cinco fórmulas con autoadscripción indígena o afromexicana; para el caso de personas con discapacidad permanente física o sensorial, adultos mayores y jóvenes, deberán postular una fórmula, respectivamente. 

 

“Al final de cuenta el centro de los partidos está dominado por hombres. Son ellos quienes toman las decisiones, es decir, es como una representación del sistema social en el que estamos viviendo, en donde el patriarcado tiene una serie de tentáculos y mecanismos que le permite hacer todo lo que se le ocurre para retener los espacios de poder”.

Claudia Ramírez Izúcar, Representante legal del Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres.