No hay tiempo para divisiones y descalificaciones en política 

Sergio García Sergio García

Tapachula.- No hay tiempo para las divisiones y descalificaciones. La atmósfera política y social cada vez se torna más densa en la medida en que nos acercamos al periodo de elecciones para los servicios públicos en nuestro país, expresó el octavo obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón en su mensaje dominical. 

Recalcó que los obispos mexicanos reunidos en asamblea, durante esta semana, han  emitido un comunicado al pueblo de Dios en México  tanto a quienes tenemos el deber de elegir a los gobernantes como a quienes están contendiendo para ser elegidos. 

"En comunión con mis hermanos obispos, reiteró la necesidad de aprender a dejar nuestros intereses egoístas, individuales o partidistas, para alcanzar un diálogo por el bien de todos los mexicanos". 

Indicó que  las campañas electorales se orienten hacia la propuesta de la reconstrucción del tejido social y económico, tan quebrantado en nuestros días; que surjan iniciativas factibles para el bienestar común.

No hay tiempo para propiciar división y conflictos. Consideró que este tiempo debe ser un tiempo marcado por un profundo discernimiento político y social que nos conduzca a un futuro esperanzador.