El Palacio y la Tumba de Pakal, conservados

 INAH INAH

Albergado en la Mediateca del INAH, divulga los valores de la zona arqueológica. Asimismo, informa los avances de las tres temporadas de la iniciativa financiada por el Fondo de Embajadores del Departamento de Estado de E.U.A.

Lakamha’, “Lugar de las grandes aguas”, nombre con el que originalmente se conocía a Palenque, fue una de las urbes mayas más importantes del periodo Clásico (250-900 d.C.), la cual destaca por su desarrollo urbanístico, la alta calidad de sus obras arquitectónicas y escultóricas, y sus inscripciones jeroglíficas, comparten.

Con el fin de difundir parte de la ardua labor para la preservación de este sitio chiapaneco, se creó el micrositio: “Palenque. Conservación, restauración e investigación de El Palacio y los estucos de la Tumba de Pakal” y da a conocer mediante videos, infografías, fotos e, inclusive, juegos, aspectos de la antigua ciudad, así como los trabajos realizados por un equipo interdisciplinario de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y de la zona arqueológica.

En el marco del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, cabe recordar que la iniciativa para atender de forma integral El Palacio y los estucos de la cripta funeraria del gobernante Pakal, fue financiada por el Departamento de Estado de Estados Unidos de América, a través del Fondo de Embajadores para la Preservación del Patrimonio Cultural, el cual, esta semana, conmemora su vigésimo aniversario.

Uno de los proyectos relevantes al que el Fondo de Embajadores ha destinado recursos, es el dedicado al estudio, conservación y restauración de El Palacio y de los estucos de la tumba, en el interior del Templo de las Inscripciones. Ambos casos son complejos, pues tan solo El Palacio es el conjunto más grande de Palenque, el de mayor volumen constructivo y superficie edificada.

El Palacio es resultado de una larga serie de modificaciones realizadas entre el siglo V y finales del VII: numerosas galerías, escalinatas, corredores, santuarios, pasillos subterráneos, patios, letrinas, baños de vapor y una peculiar torre de cuatro niveles. El complejo arquitectónico tuvo funciones político-administrativas y, a la vez, fue el área residencial de la dinastía palencana.

El micrositio indica que las intervenciones en este espacio contemplan los elementos arquitectónicos y las decoraciones que hay al interior y el exterior, es decir, lo mismo el mascarón de estuco que está en el lado norte del El Palacio o el tablero de estuco que decorada una pilastra de la Casa D, que la rúbrica dejada por el francés Claude Joseph Désiré Charnay, en uno de los pilares de la fachada este de la Casa A, además de las firmas de otros exploradores.

Asimismo, la iniciativa contempla un diagnóstico de los estucos en los que están representados los nueve señores del inframundo de la Tumba de Pakal, considerando los factores que la alteran para realizar una propuesta de conservación integral. Estos personajes en relieve fueron elaborados con cal y arcilla; el exceso de humedad repercutió negativamente en su estado de conservación, de ahí la pertinencia de estudios complementarios para valorar el porcentaje de agua idóneo en el interior de los estucos modelados.

El espacio digital, desarrollado desde la CNCPC, enfatiza el trabajo multidisciplinario que echa mano de la experiencia de mujeres y hombres con perfiles de arqueólogos, arquitectos, geólogos, químicos, ingenieros, sociólogos, antropólogos, historiadores, diseñadores, comunicadores e, inclusive, procuradores de fondos.

El esfuerzo coordinado de todos ellos ha permitido importantes avances en tres temporadas de campo: en la de 2019 se efectuó la conservación de las cubiertas de las casas B y D de El Palacio, lo que implicó la eliminación de intervenciones con cemento, reposición de aplanados e impermeabilización con materiales y sistemas tradicionales.

También, en El Palacio se efectúa limpieza y consolidación de elementos arquitectónicos, aplanados, estucos modelados y pintura mural de las casas citadas, al igual que los de la Casa E. Además, se hizo un diagnóstico del estado de conservación de los aplanados y la pintura mural del interior de la torre.

En 2020 continuaron algunas de estas labores en las casas B y D, y se diagnosticó el estado de la Casa A y sus acabados arquitectónicos. Por otra parte, se discutieron los resultados del monitoreo y de los análisis complementarios hechos a los estucos de la Tumba de Pakal, dando lugar al diseño del proyecto para su conservación y restauración. Este año se proyecta concluir estas actividades.

Es así como el proyecto, a través de esta página electrónica, divulga los trabajos para mantener esta herencia cultural de todos los mexicanos y del mundo, la cual no se limita a los vestigios de una de las más grandes y poderosas urbes mayas, inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial, sino también a la megadiversidad de flora y fauna que integra el Parque Nacional Palenque, el cual ocupa cerca de mil 800 hectáreas.