Repuntan defunciones por COVID en el Istmo de Oaxaca

SALINA CRUZ, Oaxaca.- El Istmo de Tehuantepec cerró la primera quincena de abril con 542 fallecimientos por COVID-19. La cifra es el acumulado de muertes por esta causa durante un año de pandemia en la demarcación atendida por la Jurisdicción Sanitaria 02, la cual abarca 48 municipios.

En la primera semana del cuarto mes del año, el número total de fallecidos se mantuvo en 524; la estadística cambió el lunes 12 de abril cuando se informó que a causa del virus SARS-CoV-2, cuatro personas más perdieron la vida el fin de semana anterior a la entrada en vigor del semáforo epidemiológico verde en la entidad oaxaqueña.

Para el martes 13, la cifra subió a 529 y se mantuvo para el miércoles 14. Sin embargo, la noche del jueves 15 la región alcanzó un pico de 11 defunciones por COVID, pues los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) ubicaron la cifra total de fallecidos en 540.

Para este viernes, los números volvieron a moverse al confirmarse el fallecimiento de dos personas más. Es decir, durante la primera semana de estar activado el semáforo verde -del 12 al 16 de abril-, Oaxaca comunicó la muerte por COVID-19 de 14 personas en el Istmo de Tehuantepec.

A la cabeza por el número de casos confirmados y defunciones continúan los municipios de Salina Cruz, Juchitán de Zaragoza y Santo Domingo Tehuantepec. Juntos, los tres municipios concentran el 67 por ciento del total de casos positivos de toda la región y el 63 por ciento del total de defunciones en el Istmo oaxaqueño.

Con 542 muertes por COVID-19, el Istmo mantiene el 16.10 por ciento del total de fallecidos por esta causa en la entidad oaxaqueña y se ubica en segundo lugar estatal por el número de defunciones.

Hasta la noche de este viernes, la ocupación hospitalaria por COVID-19 en esta región era del 10.8 por ciento; en este rubro se dio una disminución, pues apenas el 5 de abril se tenía una ocupación del 15.1 por ciento.

En cuanto a casos confirmados, en un lapso de 11 días, del 5 al 16 de abril, el Istmo notificó 110 nuevos casos positivos. La mayor parte notificados después del fin de semana posterior al descanso por Semana Santa.

El Istmo de Tehuantepec ha vivido dos momentos críticos: el primero fue en los meses de junio y julio del 2020 cuando comenzó la escalada por casos de COVID-19 en toda la región; el segundo se dio en los meses de enero y febrero, tras las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, y para época actual, médicos advirtieron sobre un tercer repunte, luego del periodo vacacional de Semana Santa.

Tras la entrada en vigor del semáforo verde en Oaxaca, únicamente el municipio de El Espinal comunicó su decisión de mantenerse en semáforo naranja.

Aunque el sector Salud insta a no relajar las medidas sanitarias y sobre todo, evitar aglomeraciones, éstas se han presentado en distintos centros de población, incluso, han arreciado las protestas. Además, los actores y partidos políticos no han cesado en la realización de actividades presenciales, como el caso del fin de semana pasado cuando en Juchitán se organizó un mitin.