Sentencian a 30 años de prisión a policía municipal en Santos Reyes Nopala por homicidio

Mario Antonio G.L., mejor conocido como el Negro, quien en el año 2012 se desempeñaba como policía municipal en Santos Reyes Nopala, fue sentenciado a una pena de 30 años, 5 meses de prisión al ser encontrado culpable del homicidio calificado en agravio de Bulmaro M.P., integrante del Frente Popular Revolucionario (FPR)

En audiencia celebrada el 15 de abril de 2021, el Juez Primero Mixto de Primera Instancia de Puerto Escondido dictó sentencia condenatoria contra el acusado, imponiéndole—además—el pago de una multa por más de 236 mil pesos y el pago de reparación del daño que es superior a los 141 mil pesos.

El crimen

De acuerdo con la averiguación previa 2012(SRN)/0/098, los hechos ocurrieron el 08 de enero de 2012 Bulmaro, de 34 años de edad, hermano de fue asesinado a balazos frente a su domicilio en la colonia Santa Cruz en  Santos Reyes Nopala, y el presunto responsable fue el policía municipal, Mario Antonio G.L. conocido como El Negro.

De acuerdo al informe proporcionado por la señora Prudenciana M. P, su hermano fue lesionado frente a su domicilio, ubicado en callejón sin nombre de la Colonia Santa Cruz de Santos Reyes Nopala, quien aseguró que el responsable del hecho sangriento fue el mencionado policía municipal.

Aproximadamente las 03:20 horas de la madrugada del domingo, el personal de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), en auxilio de la autoridad ministerial, se constituyeron en la mencionada calle, lugar en donde se localizó un cascajo de escopeta calibre 12 de plástico rojo con base de cobre, a escasos 18 metros los investigadores localizaron otro casquillo percutido calibre 9 milímetros por lo que iniciaron la inmediata investigación.

Más tarde, a las 04:30 de la madrugada, el agente del ministerio público y los elementos de la AEI se trasladaron hasta el hospital básico comunitario de Santos Reyes Nopala, lugar en donde se encontraban los hermanos del finado; Prudenciana y Bernardo M. P., los cuales añadieron que su consanguíneo Bulmaro M. P. había llegado herido al nosocomio por disparos de arma de fuego, por lo que debido a las lesiones inferidas había perdido la vida.

El policía municipal Mario Antonio García Luna trataba de darse a la fuga, por lo que de inmediato se le trasladó a la cárcel municipal de Puerto Escondido para los trámites y consignación correspondiente.