Gastos del proceso electoral meten una fuerte presión a la economía estatal

El proceso electoral, con sus gastos de organización y las prerrogativas de los partidos políticos, sin duda meten una fuerte presión a la economía estatal ya de por sí afectada por la pandemia, afirmó el presidente del Colegio de Economistas de Oaxaca, Hugo Tulio Félix Clímaco.

Dijo que en años normales no sería una presión fuerte puesto que los procesos electorales están presupuestados y programados, sin embargo hay varias consideraciones que hacen pensar que este proceso electoral agregara presiones a la economía estatal y una de ellas es que las participaciones de los estados relacionadas con la recaudación federal participable, que es el principal determinante de los ingresos de los estados, está muy acotado, y es menor en términos reales de lo que se esperaba en el 2020.

“Estas perspectivas de ingresos en los estados se han limitado y si ya de por sí estados como Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Guerrero enfrentan una presión estructural continua por los presupuestos de educación y salud, entonces si a un presupuesto de salud ya presionado le agregamos el gasto de las elecciones, de las prerrogativas de los partidos, es una presión adicional y, por supuesto, las finanzas públicas lo sufren”.

Félix Clímaco subrayó que además estos estados del sureste no tienen fuentes adicionales de recaudación, por el contrario en Oaxaca se registró una reducción en los impuestos sobre la nómina y hospedaje por la pandemia.

“Entonces, como dijo Gabriel García Márquez: Ya éramos muchos y parió la abuela”.

"Cae industria de la construcción"

El Maestro en Economía por la London School of Economics, señaló que además se han paralizado diversos sectores de la industria y, también, se ha incrementado la deuda pública estatal.

“La cámara de la industria de la construcción en Oaxaca reporta que la obra pública en la mayoría del estado está caída, hay escasa obra pública pero fondeada con recursos federales como es el caso de las súper carreteras a la Costa e Istmo, así como el Corredor Interoceánico. Esto es lo que sostiene el panorama de la obra pública, no es una cosa generalizada sino estos proyectos grandes cuyo fondeo corresponde al gobierno federal y al sector privado”.

-¿Hay alguna manera para mejorar esta situación en Oaxaca?

-La solución es el tema de la vacuna y el mantener las medidas sanitarias establecidas por las autoridades de salud. Si nos descuidamos, no me queda la menor duda de que va a haber una tercera ola de COVID-19. La solución pasa por transitar lo más rápido posible la pandemia. Las medidas sanitarias deben mantenerse, por lo menos, hasta septiembre.

Subrayó que Oaxaca recuperó el turismo perdido del 2006 hasta el 2021 y 2013, porque la entidad ha tenido ciclos económicos de sube y baja de una manera drástica, por lo que todavía falta bastante para reactivar la economía; por lo menos, 2022 para recuperar los niveles de turismo, toda vez que las pérdidas se extenderán por dos años por los menos.

-¿Y la recuperación de empleo?

-Igual, pero además hay otra situación, los empleos que se están recuperando son de corta duración y los ingresos son menores de los que se tenían, por lo que incluso si se recuperan los niveles de empleo que se tenían antes de la pandemia serán empleos más precarios.

Manifestó que en este contexto será más difícil salir de los más bajos lugares de desarrollo económico en los que Oaxaca se ha mantenido por décadas.

“La dinámica puede transformarse en la Costa y el Istmo por las supercarreteras, así como el Corredor Interoceánico, aunque esto no nos va a sacar del atraso, pero sí será una gran ayuda para esas regiones”.