El río de Valle Nacional padece el estiaje

Adolece afluente

TUXTEPEC, OAX.-A pesar de las restricciones aplicadas para evitar las aglomeraciones que puedan generar contagios de covid, el río de Valle Nacional, tras la conclusión del periodo vacacional, sigue padeciendo los efectos de la contaminación y estiaje de la que es objeto por parte de quienes acuden a la ribera del afluente como esparcimiento y de la temporada de calor que se genera en esta zona de la cuenca.

En su oportunidad el Comité de Recursos Naturales de la Chinantla (CORENCHI) informó que desde la Sierra Juárez, precisamente en San Antonio del Barrio y Santa Cruz Tepetotutla, se había venido trabajando en la conservación de este río, mismos que argumentan que en este sentido poco se ha podido lograr. ya que en la Chinantla baja, que corresponde a esta cuenca del Papaloapan, no le han dado el cuidado y mantenimiento que necesita este afluente para su conservación como medio de vida para el medio ambiente.

Por lo que el organismo le hace un llamado urgente a las autoridades municipales de Valle Naconal, para que puedan intervenir en este caso, ya que a pesar de las quejas y denuncias de los vecinos, hasta ahora los encargados-responsables de las áreas de ecología y protección civil, no han acudido o emitido medidas para el cuidado y preservación del entorno donde se ubica el río.

Toda vez que los mismos los lugareños, afirman que en los últimos días se ha vuelto muy común ver bolsas de frituras, botellas de licor, refrescos, vasos de veladoras, frascos de pesticidas, gorras, huaraches, ropa y hasta marcas de fogata a la orilla del río, entre otros productos que se han encontrado en las márgenes de este afluente. 

De manera que a simple vista señalan los moradores cercanos al río, se muestra la irresponsabilidad y falta de conciencia de quienes acuden a este lugar, quienes dejan tirada basura en la playa que forma este río, cuya gente no se toma la molestia de levantar los desechos que dejan tirados por donde quiera al no haber vigilancia alguna que los reprendiera o les llamara la atención o simplemente les negara el acceso al sitio que siguen contaminando.