Prevén buena producción de litchi para exportar

En mayo comenzará cosecha

TUXTEPEC, Oax.-Será en mayo cuando comience la cosecha de litchi en la zona, que se prevé sea mejor que el año pasado,  ya que hubo poca producción en el 2020 y por la contingencia sanitaria los productores no lograron comercializar al exterior. 

El  productor de litchi en la región, Roberto Moreno, explicó que este año habrá más producción de litchi a nivel general tanto en María Lombardo, que es la zona fuerte y deben estar próximos a salir, como en los municipios cercanos.

En su caso, indicó que en la primera semana de mayo tendrán la auditoría de certificación que piden la mayoría de los clientes que tienen sobre todo en Estados Unidos, que implica cumplir con ciertas certificaciones de inocuidad e higiene, más con la pandemia. 

Refirió que una de las características principales del litchi es la alternancia, generalmente produce un año bien y un año malo, pero en los últimos cuatro años, tres fueron malos para la producción.

Sin embargo, este año las condiciones fueron mejores y habrá más producción, aunque las altas temperaturas los afecta porque aborta el árbol y se descarga. A la fruta todavía le falta madurar, está verde y tiene que crecer un poco más.

La mayor parte de la producción se destina  para exportación ya sea directo o a través de un intermediario que compra en el rancho y hace la exportación , solo venden una mínima parte en el rancho.

El litchi es un producto caro, por lo cual comercializan a nivel local la  fruta de segunda, es decir  que no reúne los requisitos para exportar,  pero el sabor es el mismo.  Este año aún no tienen establecido el precio, porque cuando salgan al mercado habrá litchi y el precio disminuirá ante la oferta.

Detalló que normalmente el precio  fluctúa entre 20  hasta 50 pesos en el mercado local, mientras que en tiendas comerciales está hasta 80 pesos el kilogramos. El productor considera que el litchi es rentable, pero tiene sus contras sobre todo en el caso de las exportaciones.

Puntualizó que   la responsabilidad recae sobre el producto, porque el cliente paga el producto  hasta que lo recibe y cualquier problema que surja en el camino recae sobre ellos, por lo cual han buscado en los últimos años alternar con otros cultivos, como el rambután que tiene menos riesgos en el manejo.