Cercos militares en México y Guatemala, un rotundo fracaso

Sergio García Sergio García

Tapachula.- Los cercos militares que ha puesto México y Guatemala en la línea fronteriza han sido un rotundo fracaso para frenar la migración irregular que ingresa a Tapachula.

El activista y director del Centro de Dignificación Humana (CDH), advirtió que la migración en operación hormiga seguirán aumentando, por lo que consideró que no son las tácticas adecuadas y en todos los casos son violatorios a los derechos humanos y sobre todo a los tratados internacionales que ambos países que han firmado y ratificado en el Pacto de San José y en la ONU.

Añadió que la salida de migrantes de los países del Triángulo del Norte, se mantendrá en aumento sobre todo de mujeres y niños no acompañados situación que es delicada y que a la vez se estÁ viendo reflejada en la Frontera Norte donde hay cifras que superan el millón y medio de migrantes tratando de ingresar a los Estados Unidos, lo cual es un foco rojo.

Además, explicó que hay migrantes que han decidido quedarse de manera temporal en México, “ellos estaban a la expectativa de lo que Joe Biden podría ofrecerle, sobre todo la población cubana decidió permanecer temporalmente en Tapachula”.

De acuerdo al reporte recolectado el Centro de Dignificación Humana, los migrantes están esperando un reajuste de la política para poder avanzar, por lo que en la Frontera Sur y específicamente en Tapachula hay entre 50 y 60 mil migrantes varados en espera de que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), les resuelva en relación a su refugio para ser reconocidos y obtener la residencia permanente.

“Todo mundo sabe que pasar México es a través de la corrupción o dádivas para poder llegar a la Frontera Norte, por lo que podemos decir que en el Sur del país hay alrededor de 250 mil migrantes que se han quedado varados por las políticas migratorias”.

El Centro de Dignificación Humana, hizo un llamado al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que no subajar con Joe Biden que trae una política más agresiva que la de Donald Trump y no se someta a los caprichos para detener a la migración con tácticas en los cuales mujeres y niños están siendo la moneda de cambio.

Además, solicitó a la ACNUR para dotar de mayores recursos para la COMAR porque no tiene recursos, porque están trabajando con únicamente 25 oficiales para atender al menos 500 solicitudes diarias, lo cual tiene que llamar los focos rojos del Senado de la República de Estados Unidos y México para que declaren una verdadera crisis humanitaria en México.