Adiós a Oscar Zavaleta, fotógrafo y regidor en Loma Bonita

Fue ministro católico

LOMA BONITYA, OAX.-“Vete en paz y tranquilo Oscar” (Zavaleta Cortez), le dijo ayer por la tarde el padre César Castro Gómez al Ministro de la parroquia de La Asunción, fallecido de un infarto el día anterior.

Ate un templo lleno como si fuera domingo, el famoso chiapaneco que hizo grande a “Foto Estudio Zavaleta”, recibió la bendición en la misa de cuerpo presente a las 3 de la tarde, acompañado por su esposa, 4 hijos (dos hombres y 2 mujeres), así como nietos, familiares, amigos y muchísima gente de esta ciudad piñera.

“Nos duele la separación de nuestro hermano Oscar, que ya estar en la presencia de Dios”, agregó el sacerdote; “un mensaje para su familia, porque ustedes son eso, una familia de fe y que abrazando a Cristo en la Cruz van a soportar esta partida”.

“Lalo”, Araceli y dos hermanos más estaban en la primera fila frente al ataúd beige, que luego fue llevado a darle cristiana sepultura, con una cantidad enorme de personas que lo conocieron en sus trabajos en la agro-industria, en la política (donde llegó a ser regidor del PRI) y en el mundo de la fotografía.

Ahí estaban varios fotógrafos como Pedro Martínez y compañía, que lo acompañaron al Panteón Municipal, un gran personaje que recordaba un tiempo al reportero su tiempo en que también tuvo mucha “simpatía” por el licor.

Recompuso el camino e hizo una bonita familia él llegado de Tapachula, Chiapas, junto a su esposa de la zona de San José Río Manzo (por Playa Vicente, Veracruz), personaje que vivió por y para la fotografía –su gran pasión--, recorriendo los eventos y las calles de la ciudad en su famosa motocicleta Islo.

El Cronista de la Ciudad, Gustavo Cházaro, recordó tantas anécdotas con don Oscar, quien era acompañado en la misa en otra banca de la iglesia por don Pedro Rivera “El Peltrero”, otro compañero y ministro en la parroquia La Asunción.

Recordó Cházaro: “ambos veníamos de abajo e ingresamos como obreros natos en la empacadora Loma Bonita, en la engargoladora y mesa como charolero; chacoteábamos de que como se convertiría en fotógrafo allá por 1962, pues Bucia y La Picuda les gustaba que los retratara”.

“En aquella época por 1939 nacía la fotografía y llega Oscar Zavaleta, quien realmente empezó de menos a más hasta tener su estudio fotográfico”, recordando “Tavo” que le gustó el deporte, “pero fue un personaje serio y alguna vez se puso un traje, pero no le gustaba el usado...puro nuevo”.

“Recuerdo que él fue un priista y llegó a regidor, manejando la Feria de la Piña, no sé si como tesorero o secretario; Oscar me regaló la foto de El Ponitero Campeón y a él lo admiré por su tenacidad y como amigo, pues íbamos mucho a la iglesia y llegó a ser ministro”, concluyó el cronista, mientras se le daba el adiós al amigo.