Exhiben en redes sociales a fotógrafo por presunta venta de packs en Oaxaca

Durante tres años, el fotógrafo oaxaqueño identificado como Reveriano G. habría estado vendiendo imágenes íntimas de mujeres, delito sancionado en el código penal del estado de Oaxaca hasta con ocho años de cárcel.

El hecho fue denunciado en redes sociales por el colectivo DLR, el cual rastreó y ubicó al creador del perfil de Twitter “El padre”, quien cobraba 500 pesos de cuota por tener acceso a sus publicaciones.

Desde aquella cuenta, Reve como es conocido, desde el 2018, de acuerdo con la denuncia, vendía fotos que violentaban la intimidad sexual de muchas mujeres. En este perfil tenía la leyenda “por ser el twittero más buscado, la cuota es de 500 pesos para admitir tu solicitud. Si no, chíngale”. Tenía 4 mil 728 seguidores.

El colectivo pudo ubicar el nombre de la persona detrás de la venta de packs y conocer que se trataba de un fotógrafo de Oaxaca, con los datos bancarios en donde se hizo un seguimiento de la transferencia de $0.1 para que mostrara los datos del titular, como son nombre y Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

“Con la información obtuvimos datos de su negocio, dirección, teléfono, correo y cuentas de redes sociales como la de Reve G., fotografía en Facebook, para identificarlo”, explicó el colectivo en una infografía lanzada para advertir sobre este delito.

Cierran perfil de Twitter

Tras la denuncia pública, el perfil de twitter fue cerrado, en tanto que una usuaria en redes sociales confirmó que dicha persona había estado solicitando fotografías íntimas de su persona para ser vendidas.

En su cuenta en Facebook, el colectivo DLR ha exhibido los perfiles de hombres que solicitan packs o interactúan en grupos de WhatsApp creados para intercambiar fotografías de mujeres oaxaqueñas.

El artículo 249 del código penal de Oaxaca señala que comete el delito de violación a la intimidad sexual quien por cualquier medio divulgue, comparta, distribuya, publique y/o solicite imágenes, audios o videos de una persona, de contenido íntimo, erótico o sexual, ya sea impreso, grabado o digital, sin el consentimiento de la víctima.

El colectivo DLR ha denunciado también la existencia de grupos de WhatsApp y Telegram en donde se publican fotografías y videos de chicas que son alcoholizadas y posteriormente las hacen víctimas de otro tipo de abusos.

En este sentido, convocó a las mujeres que hayan sido víctimas a denunciar estos hecho ya que el delito se sigue por querella.