Los vicios políticos provocan desconfianza en los candidatos

René AraujoRené Araujo

Monseñor Fabio Martinez Castilla, llamó a los tuxtlecos, para las próximas elecciones ejerzan su voto.

“Estamos a poco menos de dos meses de las próximas elecciones. Este año, en Chiapas se van a elegir 163 cargos públicos: 24 diputaciones de mayoría relativa y 16 de representación proporcional, más los 123 presidentes municipales, como ya he señalado en otra ocasión, las elecciones son un momento especial para expresar de manera crítica, responsable e informada nuestro derecho de decidir quién nos debe gobernar, para que, entre todos (sociedad y gobierno), podamos construir el bien común que Chiapas necesita”.

Resaltó que es importante decir, que la iglesia ha emitido un mensaje, insistiendo a emitir esta responsabilidad pero de una manera informada, sobre todo ser reflexivo y sin condición.

“En el mensaje que con motivo de las elecciones de este año los obispos de la Provincia eclesiástica de Chiapas hemos hecho público, insistimos que no podemos emitir un voto irreflexivo o condicionado”.

Agregó que también en la política como en la vida eclesiástica es necesario un ejercicio de discernimiento; “discernimiento político”, que mire más allá de los propios intereses personales.

“La determinación de la cuál partido o candidato le entregaremos el voto, debe brotar de una reflexión madura y profunda sobre la situación de nuestro municipio y estado y sus necesidades; sobre los partidos políticos y su ideología; sobre las características de capacidad, de servicio y coherencia de vida de la persona de los candidatos”.

Este ejercicio de discernimiento implica buscar fuentes que puedan ayudarnos a contemplar las realidades del ambiente político de nuestro país y estado.

“El Papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del año 2020, titulado ‘La buena política está al servicio de la paz’, decía que en la política, desgraciadamente, junto a las virtudes no faltan los vicios, debidos tanto a la ineptitud personal como a distorsiones en el ambiente y en las instituciones. Es evidente para todos que los vicios de la vida política restan credibilidad a los sistemas en los que ella se ejercita, así como a la autoridad, a las decisiones y a las acciones de las personas que se dedican a ella”.

Martinez Castilla, señaló que los vicios políticos han hecho que la sociedad no confíe en los candidatos.

“Estos vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, son la vergüenza de la vida pública y ponen en peligro la paz social: la corrupción en sus múltiples formas de apropiación indebida de bienes públicos o de aprovechamiento de las personas, la negación del derecho, el incumplimiento de las normas comunitarias, el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza”.

No obstante, destacó que nuestro deber luego de la necesaria reflexión antes del voto, a la que se refiriere es cerrar el paso a aquellos proyectos políticos o a esos personajes que tienen una trayectoria manchada por esos vicios en la política.

“Hay algunos legisladores o presidentes municipales que buscarán la reelección. Pongamos bajo la lupa la actuación que han tenido, cómo han servido al pueblo y en qué se ha manifestado”.

Los electores el próximo 6 de junio tienen  la manera de reconocer el bien hecho a favor de la comunidad o poner un alto a quien ha traicionado la vocación de servicio y la búsqueda del bien común que la política entraña.

Por lo anterior invitó a todos los fieles católicos y a las personas de buena voluntad, a ofrecer su oración por el presente proceso electoral.

“supliquemos a Dios que nos regale su luz en la inteligencia para saber elegir con sabiduría; que permita –con la implicación de todos- que estos comicios se desarrollen en un clima de paz, que no tengamos episodios de violencia y muerte que lamentar”.