Arman a niños en Guerrero para enfrentar al crimen organizado

Son un grupo de 30
ExcélsiorExcélsior

Los menores de edad marcharon con el uniforme de la policía comunitaria, el rostro cubierto y armas de bajo calibre.

Este día autoridades municipales de Ayahualtempa, José Joaquin Herrera, en Guerrero, confirmaron que policías comunitarios y niños se incorporaron a este cuerpo de vigilancia para enfrentar al crimen organizado.

Asimismo, marcharon por las calles para conmemorar el aniversario luctuoso de Emiliano Zapata.

Se informó que aproximadamente 30 menores de edad marcharon con el uniforme de la policía comunitaria, el rostro cubierto y armas de bajo calibre. Estos niños fueron entrenados para defender a sus comunidades de ataques del grupo delictivo Los Ardillos, que controla esa zona del país.

Por suparte, Bernardino Sánchez Luna, uno de los coordinadores de la Casa de Justicia de Rincón de Chautla, perteneciente a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), afirmó que aceptar a niños en el cuerpo de seguridad es para llamar la atención y para que los menores defiendan a sus pueblos, pues las autoridades de seguridad pública no atienden su problemática de inseguridad.

Indicó que las agresiones por parte de Los Ardillos no han cesado, además de que las comunidades que no se han alineado a sus intereses se encuentran permanentemente bajo amenaza.

Cabe recordar que el 17 de  enero de 2020, un grupo de músicos que se trasladaba en una camioneta de rediles hacia una comunidad vecina, fue atacado por Los Ardillos, agresión que dejó un saldo de 12 muertos. Ante lo ocurrido, el gobierno de Guerrero prometió realizar patrullajes y ayudar a las viudas y a sus hijos con diversos apoyos, incluyendo becas. 

Ante la falta de resultados, en mayo de 2020, los policías comunitarios subieron un video a internet para mostrar cómo estaban entrenando a los niños en combate para que, junto a los adultos, combatieran a Los Ardillos. Este hecho llamó la atención a nivel nacional.

Sánchez Luna recordó que en Ayahualtempa hay nueve viudas que esperan recibir apoyos institucionales. Además, hay 34 desplazados y 14 huérfanos.