Dejan en libertad a presunto homicida, Pablo M.C., por inconsistencias en investigaciones

Continúa impune el crimen de Rufino

Pablo quedó en libertad por la serie de contradicciones durante la audiencia.

Por las deficiencias en la investigación por el asesinato de Rufino H.M., el carnicero Pablo M.C. quedó en libertad durante el juicio en el tribunal de enjuiciamiento del juzgado de control de Tanivet del Circuito Judiciales de Valles Centrales.

El juez consideró que existió insuficiencia de pruebas que acreditaran su participación en el evento y evidenciaron que los agentes mintieron de su supuesta búsqueda del extinto, y el perito que realizó el análisis de cruces de llamadas no dijo de quien era el número telefónico.

Durante el juicio de la causa penal 359/2018, quedó evidenciada la falta de pruebas y una deficiente investigación por parte de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y los peritos al realizar sus dictámenes sin verificar sus datos.

EL CRIMEN

Cómo fue informado, el cuerpo sin vida en estado de descomposición fue localizado el 10 de agosto del 2017 en las riberas del río Atoyac, en la colonia Reforma Agraria, pero no la cabeza.

El ex integrante de una organización fue decapitado y su cuerpo arrojado a las aguas del río Atoyac, donde fue localizado a unos 100 metros del puente de la Ex Garita, en jurisdicción de Santa Cruz Xoxocotlán.

A las 09:00 horas fue localizado el cuerpo flotando en las aguas del río Atoyac, atorado entre la basura y por lo cual acudieron al lugar.

Dentro del agua estaba el cuerpo sin vida de un hombre con playera azul y pantalón de mezclilla del mismo color.

Pero para rescatar el cuerpo sin vida pidieron la intervención del cuerpo de bomberos, quienes utilizando un equipo especial se metieron al agua.

Cuando los restos iban a ser trasladados al anfiteatro del Instituto de Servicios Periciales, al lugar arribó la profesora, Ivar G.M., y otros familiares, indicando que el ahora extinto era su familiar.

La causa de la muerte fue por heridas ocasionadas por arma blanca en el abdomen.

Al día siguiente, en una búsqueda realizada en la zona, abajo del puente de la Ex Garita fue localizada la cabeza.

Vino de visita

La profesora indicó que el ahora extinto, Rufino H.M., de 28 años de edad, fue originario de la comunidad del Porvenir perteneciente a Guevea Humboldt, del distrito de Santo Domingo Tehuantepec, y el pasado jueves 3 de agosto del 2017 arribaron a la ciudad capital y acudieron a la colonia Reforma Agraria.

El martes 14 de agosto del 2018 fue detenido el presunto responsable, Pablo M.C., al ser señalado como el presunto responsable del crimen y permaneció más de dos años en prisión, hasta que fue liberado durante el juicio, al ser insuficientes las pruebas en su contra.

MENTIRAS EN LA AUDIENCIA

Durante la audiencia de debate acudió a declarar el Agente Estatal de Investigación AZR, quien dijo era el encargado de investigar la desaparición de Rufino y dijo que acudió a terminales de autobuses, hospitales y corporaciones policíacas para buscarlo.

Pero en la audiencia, al ser interrogado por la defensa dijo que no recabó constancias de las autoridades o instituciones donde realizó la búsqueda y que todo fue de palabra.

También dijo que al acudir al cuartel de la policía estatal preguntó por Rufino y Pablo, pero en el interrogatorio se descubrió su mentira, al indicar que sólo preguntó por Rufino y por el ahora liberado.

Señaló que durante la búsqueda de Rufino entrevistó a Pablo y quien le dijo que el 4 de agosto del 2017, luego de tomar en su domicilio de la colonia Reforma Agraria salieron a tomar y al dirigirse a la central camioneta, el ahora extinto insultó a unos cholos y quienes lo siguieron.

Pablo se echó a correr y fue detenido por los elementos de la policía estatal y ya no supo de Rufino. El agente investigador nunca acudió al cuartel de la policía estatal a preguntar si estuvo detenido o no.

Mencionó que en sus labores de búsqueda pidió el apoyo de caninos para acudir al río Atoyac y fue quien encontró el cuerpo el 10 de agosto, pero en realidad fueron policías municipales de Santa Cruz Xoxocotlán, quienes llegaron primero, de acuerdo con fotografías difundidas en los diarios locales.

Los Agentes Estatales de Investigación S.L.A. y M.A.E.R.L., quienes realizaron las diligencias de levantamiento, el primero del cuerpo y el segundo de la cabeza, en la audiencia precisaron que en el lugar no había indicios que ahí se había cometido el crimen y solo fue lugar del hallazgo.

La esposa del ahora extinto, I.G.M., indicó que su esposo, Rufino H.M., salió a las 23 horas del 4 de agosto del domicilio de V.O.G. junto con Pablo y ambos iban tomados.

Pablo retornó al día siguiente y narró que al ser atacados por los cholos, corrió y fue detenido por la policía estatal. Por ello, al ser entrevistada por un agente Estatal de Investigación, a quien identificó como el comandante Zurita, le dijo que no era cierto que Pablo estuvo detenido, pero sin aportar pruebas que acudió a buscarlo al cuartel policíaco.

De igual forma, la policía localizó a JORM, quien supuestamente fue testigo del crimen y por lo cual la perito en retrato hablado ANVG, realizó uno con las características de Rufino.

El agente investigador, J.R.E.B. fue el técnico en análisis de un teléfono celular y mencionó el cruce de llamadas realizadas durante el 3 y 4 de agosto en la colonia Reforma Agraria, pero nunca dijo a quién pertenece el número, aún cuando los familiares de Rufino dijeron que Pablo con contaba con algún teléfono celular.

Y para trata de reforzar la investigación, en la audiencia presentaron un video de la prueba anticipada realizada a J.O.R.M., quien mencionó que la madrugada del 5 de agosto estaba en la colonia Reforma Agraria y escuchó gritos en las riberas del río Atoyac, pero nunca vio si hubo un crimen y sólo mencionó que minutos después vio pasar a una persona, a quien después reconoció en el penal como Pablo MC.

Los jueces al analizar las pruebas hallaron una serie de contradicciones de los mismos agentes policíacos, por lo cual no hubo suficientes pruebas en contra de Pablo M.C. y quedó en libertad.