Miedo, enojo e irritabilidad, principales manifestaciones en los niños por el confinamiento

ArchivoArchivo

Miedo, enojo, exceso de sueño, irritabilidad, son algunas de las principales manifestaciones en las y los niños ocasionadas por el confinamiento debido a la pandemia por COVID-19.

Escucharlos y permitirles que se expresen, es la mejor forma de apoyar a superar esos sentimientos, que de no atenderse podrían ocasionar daños a su salud emocional, señaló la especialista María Elena Sánchez Cruz.

Tras explicar que la salud emocional es la capacidad que tenemos las personas de expresar las emociones coherentes con los sentires y pensares, destacó que las infancias y las adolescencias son los sectores de la población que más han resultado afectados e invisibilizados de la sociedad.

“Se cree que aún están pequeños para entender lo que está pasando, que no es necesario explicarles y eso es completamente equivocado. Las niñas y los niños son los más perceptivos de lo que sucede. Quizá no lo entiendan como las personas adultas lo entendemos, pero sí llegan a preguntarse y a comprender desde sus capacidades algo que no está bien o no les favorece”, indicó.

Sánchez Cruz, quien impartió la charla “Salud emocional de las niñas y los niños en la etapa de confinamiento”, dentro del ciclo de ponencias del Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos, indicó que la forma en que las infancias y adolescencias manifestan las afectaciones del encierro es el paso de una emoción a otra de manera repentina, es decir, del llanto a la alegría de un momento a otro, o en otros casos no poder controlar el llanto.

Las alteraciones del sueño son otra problemática, por un lado, dormir en exceso o no poder dormir; dificultades en el apetito como consumir cantidades excesivas de cosas dulces o dejar de comer para no subir de peso.

De manera cada vez más frecuente se nota aislamiento dentro de la misma casa, así como abuso en el uso de los aparatos electrónicos.

Culminó que en el caso del enojo es recomendable permitirles expresarlo siempre y cuando no se lastimen ellos mismos o a otras personas. Cada una de las emociones pueden ser canalizadas a través de actividades artísticas y lúdicas.