Osteología, es de gran importancia en casos de identificación personal

Daniela Grajales Daniela Grajales

La osteología es una rama de la antropología física que tiene como base de estudio los restos esqueléticos, sobre todo, de poblaciones antiguas en sitios arqueológicos, comentó, María Eugenia Balderas Correa, profesora de asignatura y encargada del laboratorio de osteología en la Escuela de Arqueología de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

Esta disciplina, ha sido un gran aporte para las ciencias forenses, por todo lo aprendido y la experiencia adquirida en el estudio de los restos esqueléticos antiguos, ahora son muy usuales en casos de identificación personal.

Uno de los temas de la investigación arqueológica es reconstruir e identificar a los antepasados en diferentes zonas de la entidad; la osteología es importante porque permite acercar al conocimiento de los antepasados como los Mayas y otras culturas que contribuyeron a la realización de lo que hoy es Palenque, Toniná entre otros centros ceremoniales.

Respecto a la osteología humana, María Eugenia precisó que forma parte de la anatomía, por lo tanto, es acogida sobre todo por los médicos forenses, para el estudio de personas fallecidas, sobre todo en la zona Norte del país. Esta rama de la arqueología ha registrado un importante progreso, pues en la actualidad los análisis de huesos van más allá de la parte morfológica; en este sentido, las aportaciones tecnológicas de las ciencias de los materiales han sido vitales para el estudio de restos óseos.

Balderas Correa, destacó que en la institución buscan espacios para la investigación y la extensión en el área de conocimiento sobre la variabilidad y diversidad de la especie humana, por lo que ahí existe un laboratorio que en conjunto con otras asignaturas permiten a los estudiantes, interactuar con estos restos, mismos que los han llevado a colaborar con dependencias de otros estados para realizar prácticas forenses, lo que lleva a saber más sobre la vida de esos individuos.

“Entonces qué podemos saber de ellos a través del análisis de sus huesos, yo hice un estudio sobre prácticas funerarias y saber cómo eran enterrados, qué tipo de materiales se les ponía y además el estudio de salud me permite inferir el conocer cuáles eran las enfermedades que ellos padecen por mencionar algunos”.

En Chiapas, dijo, existen muchos restos óseos recuperados, sobre todo de ancestros, sin embargo, hoy en día están dando prioridad a otras zonas, donde vivía gente “común”, ya no solo en zonas arqueológicas.

“Las investigaciones están girando, están cambiando, también se están trabajando ya en las unidades donde vivía la gente, conocer más cómo era la vida de la gente común, porque así, nos hablan sobre las enfermedades que pudieran estar padeciendo y el encontrar, sitios que problemas de salud, o sociales podría haber, es que de un esqueleto puedes hacer muchos estudios”.

Y es que puntualizó que, en el desarrollo de la investigación criminal, es por medio de la Arqueología que se recurre a la técnica convencional para la recuperación de los restos óseos.