Una tradición familiar a partir de la creatividad desde Chiapa de Corzo

René AraujoRené Araujo

José, Pepe, Cameras siempre se encuentra en un taller de grandes dimensiones, tan grande que cabe una jirafa de 2 ó 3 metros de altura o cabezas de parachicos de pronunciados volúmenes; entre pintura, unisel, cartón y aserrín, en el barrio de San Miguel en Chiapa de Corzo.

Don Pepe Cameras es integrante de una familia dedicada a la elaboración de carros alegóricos, en las distintas comparsas, en la Heroica Ciudad. Una tradición familiar que se mantiene vigente gracias a su ingenio, talento y creatividad.

Durante la pandemia por el Covid-19, su trabajo ha tenido una disminución del 80 por ciento, relata, por lo que sus figuras han tenido que quedarse en el taller. Regularmente, durante el año, elabora entre 30 a 40 piezas; sobre todo en enero.

"Todos mis hermanos son artesanos. Este oficio es una herencia desde mi abuelo y luego mi papá. Anteriormente los carros alegóricos eran elaborados en carretas y eran jalados por un grupo de personas que ayudaban a la elaboración de los carros alegóricos. Posteriormente, con la invención del automóvil, éste sustituye a la carreta. Gracias a esto los diseños fueron perfeccionándose, al transcurrir el tiempo los trabajos fueron adquiriendo fama a nivel regional, mismos que siguen participando en eventos importantes hasta nuestros días."

Su trabajo se ha visto en varios municipios chiapanecos, como La Concordia, Acala, San Cristóbal de Las Casas, Villaflores y, por supuesto, Chiapa de Corzo; así como en Veracruz y Tabasco. Varias fotografías sobre la pared del taller dan testimonio de ello.

Desde la edad de 15 años, don Pepe Cameras se dedica a elaborar piezas de unisel con estructuras de hierro, forradas de pasta o fibra de vidrio. En San Miguel se halla en taller.