Domingo de Resurrección

Los ángeles aparecen en toda la Biblia, jugando un papel muy importante, sobre todo en la vida y enseñanzas de Jesús.

El ángel Gabriel, de parte de Dios, anuncia a la Virgen María, la anunciación del verbo en ella por parte del Espíritu Santo (Lc 1-11).

Un ángel del Señor se aparece en sueños a José y lo instruye acerca de lo que ha sucedido con la Virgen María, y le dice que no tema recibirla en su casa, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo (Lc 1-26).

En la noche de Navidad, un ángel anuncia a los pastores la buena noticia del nacimiento del Salvador (Lc 2-9).

Al instante se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad” (Lc 2-13).

Los ángeles regresaron al cielo (Lc 2-21).

En la circuncisión del  niño Jesús, le dieron el nombre de Jesús, impuesto por el ángel antes de ser concebido en el seno (Lc2-21).

El ángel del Señor aparece en sueños a José y le ordena que vuelva a la Tierra de Israel con el niño y la madre. (Mt 2-19).

Cuando terminan las tentaciones de Jesús en el desierto, el diablo lo dejó y llegaron los ángeles y le servían (Mt 3-11).

Durante su ministerio, Jesús habla de los ángeles  en la parábola del trigo y la cizaña (mt 33, 37,43).

Porque el hijo del hombre, ha de venir en la gloria de su Padre, con sus Ángeles, y entonces dará a cada uno según sus obras. (Mt 16-27).

Mirad que no desprecies a uno de esos pequeños, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo el rostro de mi Padre, que está en los cielos (Mt 18-10).

Al hablar de la resurrección de los muertos dice: en la resurrección ni se casarán, ni se darán en casamiento, sino que serán como ángeles en el cielo (Mt 18-10).

En la purasía del Señor, los ángeles según las palabras de Jesús, tendrán un gran papel; leamos a San Mateo: inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se obscurecerá, la luna perderá su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del hijo del hombre, y entonces harán duelo todas las razas de la tierra y verán venir al hijo del hombre sobre las nubes del cielo con su gran poder y gloria. El enviará a sus ángeles con sonora trompeta y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos desde un extremo del cielo hasta el otro (ap. 24.29.31).

Nadie sabe la venida del Señor, ni los ángeles del cielo (Mt 24-36).

Cuando juzgue a las naciones vendrá con todos sus ángeles (Mt 25-31).

San Lucas cita esta venida del Señor con sus ángeles en otra ocasión, cuando el Señor habla de su seguimiento, porque quien se avergonzare de mí y de mis palabras, de él se avergonzará el hijo del hombre cuando venga en su gloria y en la del Padre y de los Santos Ángeles (Lc 9-26).

Después dice el Señor: a quién me confesaré delante de los hombres, el Hijo del hombre lo confesará delante de los ángeles de Dios, (Lc 12-9).

Los ángeles comparten la alegría de la conversión de los pecadores que experimenta Jesús, nuestro salvador (Lc 15-10).