Archivo General del Estado de Oaxaca: técnicas de decoración en el papel

A lo largo de los años se han venido utilizando diversas técnicas para decorar el papel, práctica cuyo origen se reconoce, habría tenido lugar en medio oriente. China es quien dio inicio a desarrollar la técnica del papel pintado en el año 200 a. C.; conforme fue transcurriendo el tiempo la técnica fue perfeccionándose. Es el caso de los árabes, quienes en torno al siglo 10 d. C., al tener acceso a la técnica, fueron mejorando su proceso.

A finales del siglo 14 en Europa, se emplea en los papeles el arte de grabar en madera y la impresión mediante sellos, tacos o planchas de madera. Estos papeles decorados eran elaborados con el fin de ornamentar los hogares y las encuadernaciones de los libros.

Durante los siglos 17 y 18 se fueron desarrollando nuevas técnicas de decoración como los papeles xilográficos y los brocados; estas provienen de la impresión o estampación de grabados, para lograr el grabado se utilizaba una madera o metal que era previamente tallado.

Para la elaboración de los papeles xilográficos, se tallaba la madera dejando en relieve las líneas que formarían el dibujo y se vaciaban las partes que quedarían en blanco. Para poder plasmar la impresión en el papel entintaban el grabado mediante una brocha y era colocado sobre un papel ligeramente húmedo haciendo presión con la fuerza de la mano para que el acabado del grabado quedara plasmado en el papel.

La técnica del brocado surge gracias a la creación de la prensa calcográfica de dos rodillos. Para que pudiera llevarse a cabo este decorado utilizaban también gruesas planchas de cobre grabadas, finas láminas de oro o plata y papel, el cual debía ser fuerte y de un tamaño más grande que la plancha de cobre.

Asimismo, comenzó a crearse la decoración de papeles al engrudo, salpicados y marmoleados, cada uno compuesto por técnicas específicas, dependiendo de la ejecución de la mano del artesano, no sólo en el sentido cómo se realizan manualmente sino en la habilidad personal, la mano del artesano es primordial en el resultado final de la decoración, por eso nunca se obtendrán exactamente dos papeles iguales. Los papeles salpicados más antiguos datan de la segunda mitad del siglo 16; este método de salpicado de gotas como decoración en el papel es uno de los más simples.

Los papeles marmoleados comenzaron a fabricarse en Europa occidental alrededor de 1630. Una de las características que le da identidad es el agua, ya que juega un papel muy importante a la hora de su elaboración.

La técnica para realizar esta decoración consiste en teñir el engrudo con material colorante, ya sea con pigmentos naturales o en la actualidad, con pinturas acrílicas.

En el Archivo General del Estado de Oaxaca podemos apreciar diversos papeles decorados, utilizados en los libros como decorativos de recubrimientos, en guardas y carteras de encuadernaciones rústicas. Se han encontrado papeles decorados como los brocados, salpicados, marmoleados y papeles al engrudo, a simple vista son reconocidos por sus bellos colores, diseños y brillo.