A puerta cerrada se escenifica “La Guardia del Centurión” en la Catedral de Santo Domingo Tehuantepec

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Las calles no tendrán multitudes que admiren la representación de la Pasión de Cristo, en referencia al sufrimiento y agonía que Jesús de Nazaret padeció desde su oración en el huerto de Getsemani, hasta su muerte en la cruz por el pago de todos los pecados de la humanidad. 

Debido a la pandemia, este jueves inició ante un reducido número de asistentes en la Catedral de Santo Domingo de Guzmán la escenificación de “La Guardia del Centurión”, una costumbre de tiempos antiguos que se realiza en las diferentes capillas e iglesias de Tehuantepec. 

El Centurión 

El Centurión, es el soldado arrepentido que se mantiene al pie de la cruz de Jesús, pues se da cuenta de que es el hijo de Dios. 

A las 12 de la noche, el Centurión abandona su celda y se escucha el “Dios nunca muere”.

La manda ha sido cumplida. 

Se dirige a la cruz y se arrodilla frente a ella e implora piedad.  

En la misa vespertina de este Jueves Santo se llevó a cabo de manera simbólica el lavatorio de los pies, que para los católicos simboliza la vocación de servicio, la humildad y la igualdad que todos sus fieles deben practicar. 

La Pasión de Cristo 

El coordinador de las actividades religiosas de la Catedral de Santo Domingo de Guzmán, Jorge Eloy Toledo Coronel, informó que el viernes a las 10:00 horas está prevista la escenificación de las tres caídas, pero no como estamos acostumbrados por la situación de la pandemia. 

La representación será de manera simbólica en el patio de la Catedral, y con mínimo aforo.

Agregó que a la escenificación de la Pasión de Cristo continúa a las 13:00 horas con el ejercicio de las siete palabras, a las 5 de la tarde la adoración a la cruz, y a las 8 de la noche el pésame a la Virgen de Dolores. 

Toledo Coronel indicó que será solo una parte simbólica el Viacrucis, y el pueblo podrá participar con unas hojas que se les entregarán para contestar el diálogo como parte de la solemnidad. 

El Sábado Santo, es la vigilia pascual que corresponde al luto, durante el día no habrá celebración litúrgica, sino hasta el domingo de resurrección. 

Expresó que cada una de las actividades se realizan con todos los cuidados sanitarios, además de la responsabilidad personal que debemos tener como ciudadanos en nuestra higiene para evitar contagios. 

Este año no hubo invitación abierta a todos los ciudadanos, ya que la iglesia también está en casa, independientemente de que uno debe guardarse, debe existir el compartimiento entre las familias, y la Semana Santa es uno de los mejores momentos, precisó.