Birmania podría caer en guerra civil, advierte la ONU

Pide restaurar su democracia
VanguardiaVanguardia

Advierten que el país está “a punto de convertirse en un Estado fallido”.

Christine Schraner Burgener, enviada especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a Birmania alertó que este país se enfrenta a la posibilidad de una guerra civil “a una escala sin precedentes” ante la crisis que atraviesa.

Schraner Burgener instó al Consejo de Seguridad a que considere una “acción potencialmente significativa” para revertir el golpe de Estado perpetrado el 1 de febrero y restaurar la democracia en dicha nación.

No especificó qué medidas consideraba como significativas, pero describió una grave situación por la represión militar durante su sesión informativa virtual ante el consejo. La enviada también advirtió que el país está “a punto de convertirse en un Estado fallido”.

“Esto podría ocurrir ante nuestros propios ojos”, comentó, “y no evitar una mayor intensificación de las atrocidades le costará al mundo mucho más a largo plazo que invertir en este momento en la prevención, sobre todo a los países vecinos de Birmania y a la región en general”.

A su vez, instó al consejo a considerar todas las herramientas disponibles para tomar una acción colectiva y hacer lo que el pueblo de Birmania merece: “evitar una catástrofe multidimensional en el centro de Asia”.

El golpe de Estado revirtió años de lento progreso hacia la democracia en Birmania, que durante cinco décadas había estado bajo un estricto mando militar que provocó un aislamiento y sanciones internacionales. A medida que los generales soltaban el control, lo que culminó con el ascenso al poder de Aung San Suu Kyi luego de las de 2015, la comunidad internacional respondió retirando la mayoría de las sanciones e invirtiendo en el país.

En la reunión virtual privada, la enviada especial de la ONU denunció el homicidio y arresto de manifestantes que no estaban armados y que buscaban restaurar la democracia.

Por último, hasta el miércoles, 2 mil 729 personas habían sido detenidas, acusadas o sentenciadas desde el golpe de Estado, y aproximadamente 536 han sido asesinadas, señaló Schraner Burgener, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Asistencia a Presos Políticos de Birmania.