DDHPO y UABJO crean Programa de la Cultura de Paz en Oaxaca

El titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla firmó ayer un convenio con el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Bautista Martínez, para crear el Programa Institucional de la Cultura de Paz en la máxima casa de estudios.

El ombudsperson explicó que esta iniciativa constituye una oportunidad para promover nuevas formas de mediación, porque es necesario generar mecanismos de atención a los conflictos por las características de la entidad.

“La paz es una responsabilidad compartida, pues genera sociedades tolerantes en las que los diferendos se transforman en procesos constructivos”, asentó.

Expuso que los distintos problemas en el estado, necesitan ser atendidos desde una perspectiva de paz y no violencia, donde se indague y se solvente el origen de las mismas, para evitar se perpetúen en el futuro.

“Trabajar en el origen de los conflictos ayudará a su no repetición, ya que los procesos de mediación son una oportunidad para atender las posibles violaciones a los derechos humanos que han originado los problemas”, refirió.

Rodríguez Alamilla dijo que la DDHPO ha participado en al menos 100 procesos de mediación de conflictos en comunidades de la entidad, a través de mecanismos de diálogo, durante los últimos dos años.

A su vez, el rector de la UABJO, Eduardo Bautista Martínez destacó que la máxima casa de estudios impulsa el Programa Institucional de la Cultura de Paz, para promover el respeto la inclusión de todos.

“La universidad quiere convertir a cada integrante de la comunidad educativa en un mediador y promotor de la cultura de paz”, recalcó.

De este modo, resaltó que las instituciones educativas deben generar mecanismos específicos para incentivar la cultura de paz y tener un modelo educativo basado en la inclusión con respeto a la diversidad y perspectiva de género.

“No hay paz verdadera, sin un respeto pleno a los derechos humanos”, reiteró.

Mientras tanto, el director del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la UABJO, Manuel Garza Zepeda dijo que la construcción del Programa Institucional de la Cultura de Paz es una suma de esfuerzos para buscar la construcción de una agenda interinstitucional en favor de una cultura de paz.

Detalló que las particularidades de la entidad originan muchos conflictos, pero colectivamente por medio de la cultura de paz se pueden solucionar cada uno de ellos.

“Pero, no desde una forma impositiva, sino usando instrumentos educativos y de diálogo que permitan que la inclusión y el respeto sean las herramientas que construyan la cultura de paz”, agregó.

Conferencia magistral

Durante la firma del convenio, el Premio Nacional de Derechos Humanos 2017 y fundador de la organización Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), Manuel Álvarez Gándara ofreció la conferencia magistral de manera virtual “Conflictividad y derechos humanos como reto al derecho por la paz”.

Subrayó que la cultura de la paz y no violencia, busca construir un nuevo paradigma, donde la paz se construya de adentro y hacia abajo, porque la clave está en el terreno de la sociedad.

Aparte de esto, resaltó que los derechos humanos son un elemento fundamental en la construcción de la paz, pues desde esta perspectiva es posible atender no solo un episodio violento de un conflicto, sino atender el origen y sus diferentes aristas para dar una solución de fondo al problema.

“Desde la cultura de paz y no violencia se busca privilegiar la construcción de las capacidades de las comunidades para actuar respecto a los conflictos y resolverlos sin usar la violencia como forma de lucha o solución, sino construir un espacio de diálogo en los que se puedan resolver las conflictividades”, terminó.