Demandan el relevo en el Comité Ejecutivo de la Sección 22 del SNTE

La Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE), una de las corrientes históricas del MDTEO y de la CNTE, demandó el relevo en el Comité Ejecutivo de la Sección 22 del SNTE para garantizar la continuidad de la vida democrática del magisterio y el respeto de los derechos de los trabajadores de la educación, para el regreso a clases presenciales promovido desde el gobierno federal.

En representación de la organización, Zenén Bravo Castellanos, integrante de la Comisión Nacional Central de la UTE, expuso que los trabajadores de la educación, cuando se plantea el retorno a las aulas, no pueden dejar de hacerse preguntas pues aparte de la vacunación contra COVID 19, se necesita un plan para garantizar las medidas sanitarias imprescindibles en cada plantel, aula y lugar donde se imparte la enseñanza pública.

“¿No acaso los centros de enseñanza se deben equipar de insumos, personal de limpieza e infraestructura para evitar la aglomeración de alumnos con el fin de prevenir la propagación del virus en las comunidades?”, cuestionó.

Subrayó que la administración federal necesita tomar acciones antes y durante el regreso a las aulas, especialmente garantizar el respeto a la sana distancia, el agua potable y el personal de limpieza permanente en las instalaciones.

Observó que la dirección seccional en lugar de velar por los derechos de la niñez y la base trabajadora, está preocupada por temas electorales y escaños políticos.

“Mantiene a la base trabajadora en una inactividad política que repercute en una falta de atención a temas urgentes, como la solución total de las incidencias administrativas, la vacunación de todos los jubilados, la atención médica del ISSSTE a los trabajadores de la educación con distintas enfermedades y la exigencia de mejora de las instalaciones educativas”, apuntó.

Dijo que también está en discusión la decisión de la Suprema Corte fijar el tope de pensiones a través de la UMA y no en salarios mínimos, para los trabajadores próximos a jubilarse.

Destacó que la dirección seccional ya no representa a los trabajadores de la educación y por tanto, las bases no pueden seguir esperando las convocatorias de la estructura.

“Es que más que evidente que a esta dirección seccional entreguista no le interesa reactivar la vida política sindical y mucho menos que sea abanderando las demandas del pueblo”, terminó.