Negocio de juegos de azar en México: perspectivas y previsiones

El juego es un campo de entretenimiento que ha ganado una inmensa popularidad a medida que avanzaba hacia el segmento en línea. Los jugadores de todo el mundo adoran la oportunidad de disfrutar de sus juegos favoritos sin salir de las paredes de sus hogares.

Además, esta área también atrajo a muchas personas nuevas que carecían de impresiones vívidas y experiencias emocionantes en la vida. Varios juegos de apuestas pueden enamorar a las personas, independientemente de sus personajes, solo porque la elección es realmente impresionable: se pueden jugar como juegos de azar, en los que nunca es posible predecir el final de la ronda, o juegos que requieren un cierta habilidad, donde puede demostrar su ingenio e ingenio.

Para comenzar a jugar, no necesita realizar muchas acciones complejas, solo necesita elegir una plataforma en línea decente. Los agregadores de sitios de mejores casinos online México pueden ayudar con esto, donde puede encontrar reseñas honestas de casinos en línea populares y elegir una casa de apuestas honesta y justa.

En la red se puede encontrar mucha información sobre el desarrollo de la industria del juego en América, Europa, Asia, pero rara vez se menciona la situación en América Latina, y en particular en México. Por cierto, en los últimos años, ha habido una revolución completa en la industria en el país y el juego ha alcanzado un nivel completamente nuevo.

Prerrequisitos políticos para el desarrollo del negocio del juego en México

Durante décadas, el juego ha estado estrictamente prohibido en México. Y si hasta 1920 los estadounidenses lograron encontrar lagunas y abrir pequeños casinos, la ley de Lázaro Cárdenas de 1935 anuló por completo todos los intentos de promover el negocio del juego en el país.

Todos los intentos de abrir casinos ilegales fueron estrictamente controlados, los establecimientos sin licencia se cerraron rápidamente y sus propietarios fueron castigados de acuerdo con la legislación vigente.

Tales medidas llevaron al declive total de la industria del juego en México, el gobierno y la mayoría de los ciudadanos formaron una opinión preconcebida sobre el juego. Sin embargo, en 1989 se produjeron los primeros acontecimientos positivos: el gobierno mexicano legalizó las apuestas deportivas. Esto, por supuesto, no fue una legalización completa de la industria del juego, pero fue la primera victoria para la industria del juego.

En 2000, cuando la industria del juego comenzó a florecer y ganar popularidad, algunos empresarios acudieron a los funcionarios del gobierno en busca de permiso para abrir varios establecimientos con máquinas tragamonedas. En el contexto del caos gubernamental, pudieron lograr lo que querían.

En 2004, el gobierno adoptó una enmienda final a la ley que prohíbe los juegos de azar y permitió este tipo de juegos como apuestas deportivas, máquinas tragamonedas, bingo, lotería, peleas de gallos y corridas de toros en el país. Estas áreas comenzaron a desarrollarse rápidamente y un gran número de ciudadanos se interesó en la nueva esfera del entretenimiento.

El estado de la industria del juego en México

En el siglo XXI, la industria del juego en México comenzó a desarrollarse rápidamente, se abrieron los primeros casinos y el segmento de juegos de azar en línea también comenzó a desarrollarse. Es un hecho curioso que en un principio las casas de apuestas mexicanas solo pudieran brindar sus servicios a los extranjeros, mientras que a los ciudadanos del país se les prohibió visitar establecimientos y juegos de azar.

Sin embargo, el estado no podía controlar las plataformas en línea extranjeras de ninguna manera, por lo que los jugadores encontraron una laguna y comenzaron a jugar en plataformas en línea de terceros. Dado que el idioma principal del país es el español, que es uno de los idiomas más populares del mundo, no hubo problemas para encontrar un casino en línea extranjero decente.

Hace algún tiempo se aprobó un proyecto de ley que cambia radicalmente la situación en el país. El gobierno local resultó estar insatisfecho con el hecho de que los ciudadanos repongan el presupuesto de otros estados y se ofrecieron a crear su propio nicho para que las personas pudieran jugar en el territorio de su propio país, y los propietarios de casinos en línea pagaron un cierto porcentaje. del impuesto. Por lo tanto, las autoridades acordaron que la industria del juego podría estar formada por varios operadores importantes.

Además, se propusieron una serie de requisitos para la industria del juego. Entonces, la interfaz, el diseño y la banda sonora de los casinos en línea mexicanos deben transmitir las características culturales del país.

Además, han aparecido algunos problemas, como: la falta de Internet para el 30% de la población del país, por lo que no pueden acceder al juego. La desconfianza generalizada hacia la población local tanto en la industria del juego como en el segmento online en general. Los mexicanos todavía son nuevos en las transacciones en línea y las billeteras electrónicas, por lo que la idea de depósitos virtuales les parece abrumadora.

Sin embargo, los primeros cambios ya se han producido y solo se puede esperar un mayor desarrollo de la esfera en el país. Dado el rápido desarrollo de este nicho, podemos asumir con seguridad que en los próximos años los juegos de azar en línea se convertirán en una parte familiar de la vida de todos los mexicanos.