Comunidades indígenas de Oaxaca se reúnen para pedir perdón a la Madre Tierra

La ceremonia ancestral de los pueblos indígenas pidió permiso a los cuatro elementos: aire, agua, fuego y tierra.

HEROICA CIUDAD DE TLAXIACO, Oaxaca.- La falta de respeto hacia la madre Tierra, el mal comportamiento que tenemos con ella,  el poco o nulo agradecimiento, son la causa que nuestro planeta está dañado y ese daño repercute entre los seres humanos a través de la terrible pandemia mundial por la COVID-19, aseguran habitantes de los pueblos indígenas.

Por ello, grupos colectivos de artistas, ambientalistas y comunidades indígenas se reunieron en Santa María Cuquila, perteneciente al municipio de Tlaxiaco,  para rendir culto y pedirle perdón a la Madre Tierra, durante el evento que denominaron “Amor por la Tierra”.

El ritual se desarrolló este fin de semana y para llevarlo a cabo, se pidió permiso a los cuatro elementos; aire, fuego, agua y tierra, la conexión con el universo, los valores y la cosmovisión de los pueblos ancestrales, donde se hizo  la entrega compromiso con la tierra, por conducto de los sabios habitantes de los pueblos prehispánicos; se pidió el perdón y se hizo el compromiso de recuperar las prácticas ancestrales que han perdido.

Asimismo, se pidió por el reconocimiento de la medicina tradicional que es la parte esencial de los pueblos, que dan la lucha contra la COVID-19; la medicina tradicional es la materia prima de la medicina denominada científica, los baños de temazcal, de torito, las bebidas y tés de jengibre, eucalipto, miel de abeja, sábila, canela, manzanilla, naranja, entre otros, que son para los pueblos formas de prevenir la enfermedad.

Además, se habló de recuperar los haberes y saberes como la siembra del maguey, los nutrientes a través de terrazas, la siembra y el abono bocashi, las formas de vida como la grandeza que han alcanzado las poblaciones indígenas a través del tequio, logrando un beneficio colectivo, evitando desgarrar el suelo con tractores o materiales industriales que le exigen a la tierra generar más productos, dañando sus entrañas.

La coordinadora del tianguis comunitario indígena de la Mixteca, Marisol Palacios Reyes, dijo que este ritual "ya era necesario, ya nos habíamos tardado y fueron las autoridades tradicionales de Santa María Cuquila quienes decidieron no darle más tiempo y pedir el perdón de los daños causados al planeta a través de los ritos ancestrales mixtecos, para bien de la humanidad".