Campañas de Marketing Digital, lo que nadie te dice sobre ellas

El marketing digital es la clave actual para la promoción e intercambio de bienes y servicios. Comerciantes, creadores de contenido o consumidores, de alguna manera todos somos parte de esta dinámica en el día a día. Una de sus cualidades inherentes es que personas comunes pueden hacer este tipo de mercadeo, debido a que Internet es el soporte y medio a través del cual se lleva a cabo. No cabe duda de que estar conectado a la web es la norma en el siglo XXI.

Si tienes un negocio personal, puedes posicionarte a través de las redes sociales, tan solo con tu teléfono móvil. Asimismo, las grandes compañías han entendido que, sí o sí, deben tener actividad en estas para conectar con su público. La era digital ha traído una relativa democratización de oportunidades y obligaciones.

No obstante, que todos puedan hacerlo no equivale a prescindir de educación al respecto. Al consultar con expertos sabrás que hay dos cosas que no pueden faltar: una estrategia de mercadeo que se ajuste a tus necesidades y herramientas actualizadas de óptima calidad, como el editor de video online. Hoy haremos un recuento de fallos comunes que debes evitar al embarcarte en una campaña de marketing digital.

Dar demasiada importancia a la cantidad de followers

Muchos asociamos cantidad de followers con relevancia y, a su vez, con más ventas. Pero esta es una noción errada. De poco sirve tener una cuenta en Instagram u otras redes con decenas de miles de seguidores, si estos no interactúan con tus publicaciones y no compran lo que ofertas. Como resultado, el algoritmo no mostrará tu contenido a potenciales clientes y sentirás que tu esfuerzo está yéndose por un caño.

Es un mal que ocurre cuando se antepone la cantidad de followers a otros aspectos. No inviertas tus recursos en comprarlos. La idea es que los generes orgánicamente, a través de recomendaciones, hashtags acertados y calidad. Así, quienes te vean estarán realmente interesados en lo que tienes para dar.

No diseñar una estrategia personalizada

La estrategia no es otra cosa que los caminos trazados para lograr alguna meta. Dentro del marketing, el tipo de campaña a realizar —y todo lo relativo a esta— varía según distintas cuestiones: la identidad de la marca, el público y lo que se desee conseguir. Por ello, lo que les funciona a otros, no necesariamente será adecuado para ti

¿Cómo puedo saber entonces la mejor forma de proceder? En realidad, no existe una única respuesta. Investigar previamente aclarará el panorama. Averigua sobre tipos de videos que puedes hacer, formatos de visualización en cada red social, etc. La pregunta esencial es cómo adaptar eso a tu marca, público y objetivos. Puedes revisar lo que hacen tus competidores para tener una idea de qué podría funcionar y qué no, pero sé creativo y no te alejes de tu identidad.

Saltarse los números (público objetivo, métricas, resultados)

Cuando se ponen en marcha los planes, hay que estar atentos durante todo el proceso. Antes que nada, es imprescindible hacer un trabajo de segmentación del mercado hasta llegar a tu target. Este es el grupo de gente con madera de clientes. Una vez los identifiques, todo lo que hagas irá dirigido a ellos.

Por otro lado, es recomendable que crees cuentas de empresa para tu negocio. Las redes sociales como Twitter, Instagram, Tik Tok, Youtube y Facebook, tienen sección de estadísticas en esta modalidad. Revisa las métricas, en ellas se monitorea el alcance de las publicaciones, la cantidad de vistas y las interacciones. Toda esa información numérica te será útil a la hora de evaluar los resultados.

Descuidar la calidad y presentación del contenido

Las publicaciones transmiten lo que eres, por ello debes poner especial empeño en cada una de ellas. Piensa en incluir contenido de interés asociado a tu marca: ¿con qué o quién se identifica?; o a los productos: ¿cómo estos pueden mejorar la vida de tus clientes?, ¿cómo se usan?, ¿cómo son elaborados? Alterna distintos tipos de videos e imágenes. Conviértete en una cuenta agradable para seguir.

En lo relativo a las formas, revisa que los textos estén bien redactados y con excelente ortografía. Si tienes alcance internacional, te convendrá publicar ciertas cosas en diferentes idiomas. Las fotos y videos deben estar bien iluminados, enfocados y editados. Esto marca una notable diferencia, ya que los consumidores son sustancialmente visuales, asociando presentación con calidad. 

Para facilitar las tareas, aconsejamos valerte de editores de video fáciles de manejar y con variedad de funciones. Clipchamp es una gran opción, que puedes usar sin descargar. No olvides agregar subtítulos a tus audiovisuales, ya que muchas personas miran el contenido en modo silencioso.

Publicar lo mismo en todas las redes sociales

Un paso previo que no se puede eludir es estudiar las plataformas ideales para presentar la campaña de marketing digital. De lo contrario sería un despilfarro de tiempo y recursos. Los community managers profesionales saben que es mejor publicar contenido distinto en cada red social. Es una obviedad, pero nadie quiere ver lo mismo en todas partes.

Otro asunto importante en este sentido es generar tráfico entre plataformas. A través de una red puedes invitar a las personas a que te sigan en otra, con links, llamados, etc. Esto no ocurrirá si son iguales. Cada red social tiene sus características y su público, saca provecho a eso. No es imperativo tener cuentas en todas las redes, trabaja en las que sean más visitadas por tus posibles clientes y brinden las posibilidades que requieres. Una vez más, la calidad debe prevalecer sobre la cantidad.

Desdeñar las herramientas pagas

Si tienes un emprendimiento y quieres darle un upgrade, muy probablemente tengas que invertir dinero. Es casi imposible que hagas todo el proceso de mercadeo de manera profesional sin colaboradores y con herramientas gratuitas. No es cuestión de gastar muchísimo, sino de priorizar aquellas áreas que necesitan un punch.

Por ejemplo, creación de material gráfico que te represente, programación y publicación de contenidos y softwares de edición de video. Revisa las opciones de publicidad paga en Instagram, Youtube y los ADS de Facebook. Muy probablemente encuentres una alternativa que puedas adquirir por menos dinero de lo que crees.