Francisco Merino, el artista del cosmos

PERSONAJES, LUGARES, CASOS Y COSAS DE OAXACA

 El arte es la mayor expresión del intelecto humano con capacidad para interpretar la realidad y las emociones; el arte trasciende el tiempo y transmite todo tipo de valores e ideas; por eso son tan importantes los artistas plásticos en nuestra sociedad, pues cada uno de ellos, a través de sus obras, transmiten las costumbres y tradiciones de una época en un lienzo de color, formas y emociones.

Nuestro entrevistado de hoy es el artista plástico Francisco Merino, quien es originario de Oaxaca de Juárez y cursó sus estudios de pintura en el taller Rufino Tamayo; posterior a graduarse de psicólogo y maestro en Educación, ejerció esta profesión por siete años; viaja a la Ciudad de México a la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM (Academia de San Carlos) para estudiar pintura y grabado por un año.

A su regreso a Oaxaca realiza el diplomado en Arte Contemporáneo en la Curtiduría Centro de Artes Visuales. A partir de esos estudios, su obra, además de la pintura, se centra en la escultura y en una reinterpretación de la cerámica tradicional a partir de la instalación.

Destaca el proyecto “Resilientes”, donde colabora con artesanos ceramistas del valle de Oaxaca; de ese proyecto han surgido exposiciones en museos en San Bartolo, Oaxaca; Guadalajara, Jalisco; y exhibición en Los Ángeles, California.

Su obra ha sido mostrada internacionalmente en Tokio, Japón, en Galería Coper; en Madrid, España, en el Centro de Arte Moderno; y en New York, Estados Unidos, en el Museo de Historia Natural.

Recientemente, realizó una residencia artística durante junio del 2020 en Casa Wabi; cuenta con varias exposiciones individuales como: “Ecos del Tiempo”, “Tiempo abstinencia y soledad”, “Tejedoras de sueños”, “Estado: Reconstrucción”, “Resilientes”, “Mar adentro”, “Ornato: Destrucción-progreso”, “Agua Nueva”, “Paisajes y fábulas humanas”, “Fragmentos Reencuentro con la vida”, “Stalker” , “Guelaguetza Movimiento Efímero”, “Guelaguetza Movimiento Efímero II”, en diferentes recintos de la capital oaxaqueña.

Francisco Merino comenta que “desde niño, el dibujo me daba una oportunidad para soñar despierto y plasmar esos sueños en papel, crear mundos fantásticos; mi inspiración fueron maestros de la plástica mundial, desde Leonardo y Miguel Ángel, Picasso, Van Gogh, Klimt y Kandinsky; de México, Siqueiros, Manuel Felguérez, Pedro Coronel, Tamayo y Nieto en Oaxaca.

Pero sobre todo, me inspiró la tenacidad para lograr mi sueño, mi mamá, que siempre cumple sus objetivos y mi tío abuelo Luis Díaz, sastre cortador, un artista en su oficio, del cual aprendí a valorar el arte a través de museos y libros.

Mi pintura la describo como una expresión del universo, la materia, la energía que nos da vida… mi serie "Espiritualidad del cosmos", habla de la relación entre el microcosmos en nuestro interior y el macrocosmos de las estrellas; es un fragmento visual de nuestro universo; mi obra puede explicarse muy bien con el documental “Inner world, outer Worlds”.

Como artista visual busco provocar emociones, generar dudas, que los espectadores se cuestionen sobre el mundo a su alrededor, que lo imposible parezca posible y que el arte sea parte de la vida cotidiana de las personas, porque el arte nutre y cura el alma.

Aquí termina la entrevista con este artista plástico que ha hecho del arte su aliado, su amigo y su razón de vida.

“Busca que lo imposible parezca posible y que el arte sea parte de la vida cotidiana”.

Francisco Merino

Artista plástico