Autoridades ejidales: ¿defensores o verdugos? Una mujer podría perder su patrimonio

Fue hace alrededor de 30 años, cuando la suegra de la señora Sofía Juárez Bautista le donó el predio ubicado en el número 10 del Camino al Seminario, en Trinidad de Viguera. Sin un documento oficial de por medio que avalara que Juárez es la propietaria del terreno, todo había transcurrido sin mayor sobresalto hasta este mes de febrero.

De acuerdo con información contenida en un documento entregado por la señora Sofía a NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, fue el pasado Día del Amor y la Amistad, cuando integrantes de la autoridad ejidal acudieron hasta su casa para comenzar con la presión.

“El día 14 de febrero, esta autoridad en mención llegó a mi domicilio y sin pedir permiso ni mi autorización, empezaron a medir mi predio o lote solar. Cuando yo les pregunté cuál era el motivo por el cual estaban midiendo mi lote, me contestó el comisariado que eso no me importaba, que ellos son la autoridad ejidal y pueden hacer lo que quieran”, detalló en el documento.

Intereses "oscuros"

Según contó el señor Manuel Cruz Cervantes, conocido y vecino de la señora Sofía, que la ha estado apoyando desde que comenzó esta situación, detrás de los embates de la autoridad ejidal, podría haber algo más que solo despojarla de su propiedad, pues afirmó, trascendió que un familiar de Juárez Bautista es quien está orquestando la operación.

“Es un intento de despojo por parte del Comisariado Ejidal en el que a ella no le dijeron nada, no le pidieron permiso para medir, porque ya fueron a medir y todo. Ella tiene ahí su casita y el comisariado se está poniendo en su plan”, aseguró Cruz Cervantes, quien además aseguró que le parece extraño que la señora Sofía se encuentre inmersa en un problema de esta índole, pues dijo conocerla hace tiempo y tenerla en buen concepto.

“Es conocido el caso, el lugar y ella, porque ella vende verdura, vende tomate y todas esas cuestiones, pero vende poquito. Enfrente de ella está otra señora que vende más verdura, más de todo y tiene abarrotes, pero la señora Sofía nada más vende un poquito de verdura, por eso es como la ubican”, mencionó.

No responde el comisariado

Respecto a los señalados por la denunciante y las personas que la acompañan en este caso, son directamente el presidente del Comisariado, Francisco Hernández Jiménez, y Virgilio Castillo Cruz, del consejo de Vigilancia, así como otras cuatro personas de las que no dan nombre, pero afirman que forman parte de la autoridad ejidal.

“Hice un oficio haciendo la misma pregunta (por qué medían mi terreno sin autorización), se los entregué y le dieron lectura. Cuando se enteraron de su contenido, inmediatamente el comisariado y el de consejo de Vigilancia, muy enojados, me dijeron que no informarían de nada y mucho menos por escrito como yo se los solicité”, asentó también Sofía en el documento.

El temor de Juárez Bautista también se fundamenta en el hecho de que, a pesar de llevar alrededor de 30 años viviendo en ese terreno y tener ya una casa construida, no cuenta con un documento oficial que valide que ella es la propietaria. Valiéndose de algunos vacíos legales en su caso, Sofía teme perder su patrimonio por intereses de sus propios familiares.

Piden apoyo a las autoridades

“Ella está acusando al Comisariado Ejidal y al del consejo de Vigilancia, ellos son los que andan queriendo hacer lo que ellos quieren; y los otros cuatro integrantes también. Lamentablemente, el esposo de ella es alcohólico y eso lo están usando en su contra, porque el cuñado de la señora Sofía ya le dio, al parecer, una cantidad de dinero al comisariado; así trabajan ellos, para que la despoje a ella y él se quede con el terreno. Aparte de eso, imagínese, fue a echar a pelear a la familia”, Manuel Cruz.

Cabe señalar que, de acuerdo con Cruz Cervantes, esperan que con la denuncia pública y la mediatización de su caso, la señora Sofía pueda recibir el apoyo de las autoridades competentes, en particular de las ejidatarias, quienes tendrán que llevar a cabo una asamblea para valorar el caso y determinar las acciones a implementar.

Mientras tanto, el riesgo de perder su patrimonio sigue latente para esta mujer de Trinidad de Viguera.