Invitan a disfrutar del teatro en la Nueva Normalidad en Tuxtla Gutiérrez

René Araujo/Nadia Carolina Cortés/Facebook René Araujo/Nadia Carolina Cortés/Facebook

Con semáforo epidemiológico en verde para Chiapas, foro independiente en Tuxtla Gutiérrez recibe a público de forma presencial. Telar Teatro ha iniciado la temporada de Transcripción, palimpsesto, de Héctor Cortés Mandujano, con Marabunta Colectivo Escénico.

 

Los viernes y sábados de marzo, el Foro Telar Teatro sube el telón con un aforo de apenas 15 personas para cumplir con la sana distancia; además, realiza limpieza del espacio, ha colocado señalética ordenada por autoridades de salud y, sobre todo, abre la posibilidad de disfrutar del teatro de manera presencial en la Nueva Normalidad.

 

“Marabunta Colectivo Escénico había venido trabajando, durante tres meses, un proyecto inédito escrito y dirigido por Héctor Cortés Mandujano, y decidimos traerla a la Nueva Normalidad. Podemos seguir trabajando desde lo virtual –aunque se ha generado a polémica de que si es teatro o un hibrido entre cine, teatro o performance- o mantener cerrado el espacio, pero le estamos apostando y, aun los gastos que implica, hemos tomado las medidas necesarias”, comparte Carlos Ariosto Alonzo, director del Foro Telar Teatro.

 

En el tema de los espacios independientes está supeditada a la afluencia del público, que repercute en los gastos de mantenimiento del lugar, como agua, luz, teléfono, internet, nómina de la compañía. Sin embargo, la reapertura del Foro Telar Teatro es simbólica, más que una cuestión de ingresos económicos a gran escala. “Es un foro pequeño de 30 personas y se redujo al 30 por ciento de su capacidad. Los actores y actrices son muy conscientes, su trabajo es en beneficio del quehacer teatral”.

 

La temporada de Transcripción, palimpsesto abarca de 10 funciones, durante los viernes y sábados de marzo, lo que permitirá ver y observar cómo será el regreso a la Nueva Normalidad. “Hay ciento temor por volver, pero en algún momento tendremos que salir y, por ahora, proporcionamos todas las garantías. Queremos regresar y generar esa armonía que hay en el teatro con público presencial, porque a través de una pantalla no sabemos cómo reaccionan. Cuando está el público presente podemos sentirlo e incluso medimos el ritmo, hay una respuesta al mensaje comunicativo; caso contrario cuando es a través de una transmisión o un video, ya que no tenemos esa retroalimentación directa en vivo, que es una característica del teatro. Cada función es única e irrepetible”.

 

Carlos Ariosto asegura que la pandemia ha generado varias enseñanzas: “La parte virtual es algo difícil y que debes aprender, puesto que debes tener tal nivel de internet, contar con micrófonos con ciertas características, verificar las cámaras o la computadora desde donde vas a transmitir, y eso implica un costo extra. En nuestro caso, como Telar Teatro, no hemos parado y tuvimos la suerte de que en la virtualidad hayamos sido seleccionados en la convocatoria de la Secretaría de Cultura y el Centro Cultural Helénico y recibimos la beca Espacios Independientes en Resiliencia, que nos permitió -durante los 11 meses que estuvimos cerrados- amortiguar los gastos de mantenimiento y limpieza, así como solventar al personal que nos apoya en cuestiones administrativas. Éramos un espacio independiente y autogestivo, pero con el Covid-19 este tipo de convocatorias nos lleva a cuestionarnos qué tan independientes somos, ya que gracias a que fuimos seleccionados pudimos sobrevivir sin actividades”.

 

Por lo que está convencido de que este tipo de convocatorias permite el fortalecimiento de los espacios, que son necesarios y que hacen mucha falta, no sólo en teatro, sino también en artes plásticas y música; sobre todo en Chiapas.

El Foro Telar Teatro también prepara una obra inédita con el equipo base -Telar Teatro-; se trata de un texto de Laura Jiménez Abud, Manual para bañar el gato, en torno al duelo por el Covid y plantea la situación y contexto de una pareja encerrada por la pandemia. “Si algo caracteriza a nuestro espacio es que sus trabajos escénicos, la dramaturgia, el elenco y el equipo creativo son chiapanecos”, de modo que se encuentran en la organización de la Semana de la Dramaturgia Chiapaneca, a realizarse en mayo.

 

“Pensamos en la seguridad de nuestro público y regresaríamos a la cuestión virtual en caso de que se recibieran órdenes de restricción. Pero invitamos a que se acerquen, nos conozcan y disfruten del teatro que se gesta en la entidad, en esta Nueva Normalidad.”

 

Transcripción, palimpsesto, de Héctor Cortés Mandujano, aborda una de las justificaciones de la maldad: un hombre, ya de por sí retorcido, y una decepción amorosa y, como si todo el mundo fuera culpable de ello, decide vengar su dolor en quien sea y como sea. Para eso, monta un dispositivo complejo, que incluye un zoológico, un restaurante y la complicidad de alguien, tan trastornado como él. A ese mundo llegan tres víctimas propicias. A la par, la obra reflexiona sobre el amor, la vida, la muerte, las pesadillas, lo oscuro de los días, lo luminoso de las noches.

La puesta en escena cuenta con las actuaciones de Alfredo Espinoza, Roxana Carvajal, Teresa Argueta y Héctor Cortés Mandujano; además, cuenta con la iluminación de Dalí Saldaña; el diseño de vestuario de Nadia Carolina Cortés; la música, efectos sonoros y utilería de Daniel Dávila; con el diseño de imagen de Juventino Sánchez; la producción de la universidad IEXPRO; y la dirección de Héctor Cortés Mandujano.