El ataque villista a Columbus

Aquella madrugada del 9 de marzo de 1916, un grupo guerrillero comandado por el general Francisco “Pancho Villa” invadió territorio estadounidense y atacó el poblado de Columbus. ¿Cuáles fueron las motivaciones que orillaron al general norteño a realizar esta “mediocre acción militar”, como la califica Paco Ignacio Taibo II? Hay diversidad de opiniones al respecto, en la nutrida historiografía binacional.

Algunas aventuran que fue para mellar un pacto entre Carranza y el gobierno de Estados Unidos, tendiente a convertir el país en colonia “gringa”; otras aseguran que Villa pretendió dar una lección a los Estados Unidos de América por haber reconocido al régimen carrancista. Una tercera corriente, asegura que la razón principal del ataque fue para capturar y fusilar en territorio mexicano al mercader Samuel Ravel, que lo había estafado al venderle armas defectuosas y municiones inservibles.

La reacción del gobierno del presidente Woodrow Wilson fue inmediata: ordenó, con el beneplácito de Carranza, la incursión en territorio mexicano de la “Expedición Punitiva”, integrada por 4,800 soldados y dirigida por Jack Pershing. La fuerza invasora permaneció en el país desde el 14 de marzo de 1916 hasta el 17 de febrero de 1917. El militar de Estados Unidos, sus cuatro regimientos de caballería, dos de infantería, ocho cañones de montaña y ocho aviones, regresaron a su lugar de origen sin lograr su objetivo: el general Francisco Villa seguía cabalgando libre por las sierras de Chihuahua.

El imaginario popular, volcado en un célebre corrido con infinidad de versiones y números inflados, celebró que “diez mil soldados, seiscientos aeroplanos… con la cara llena de vergüenza, regresaran todos a su país”.

Y se preguntó el mexicano innumerable “¿pensarían los soldados de Texas, que con cañones nos iban a asustar?” y resolvió, con seguridad y orgullo, que: “si ellos tienen aviones por montones, aquí tenemos lo mero principal…” 

EX LIBRIS

Pancho Villa, una biografía narrativa

-Paco Ignacio Taibo II -

Capítulo 62: Columbus (Fragmento)

“Columbus básicamente era un campamento militar fronterizo con 532 soldados y 21 oficiales del 13° batallón de caballería, en torno al cual había crecido una ciudad que el día del raid estrenaba su primera sala de cine. El mayor Tompkins, que habrá de ser una figura clave en la historia a ser narrada, añadía: “El pequeño pueblo de Columbus y la guarnición no tenían luz. No había electricidad, gas y pocas lámparas de kerosene. En una noche oscura, un centinela no podía ver a cinco metros de sí”.

(…)Pasada la medianoche, ya el 9 de marzo, la columna de invasores dirigida por Pancho Villa llegó a la frontera tres millas al sudoeste de Columbus. A lo lejos vieron pasar el tren que venía de El Paso; curiosamente, en él iban nada menos que Luis Cabrera, ministro de Hacienda de Carranza, y Roberto Pesqueira. El tren, llamado por los militares estadounidenses el “especial de los borrachos”, porque traía su carga nocturna de soldados que habían ido de permiso a El Paso, se detuvo un momento en Columbus; de él descendió el teniente Lucas, uno de los narradores de esta historia.

(…)Villa llegó a Columbus con 403 hombres de la columna, más los 105 de su escolta y los 65 jefes y oficiales que iban agregados al Estado Mayor, o sea 573. A estos habrían de sumarse los 16 vaqueros que reclutaron forzosamente cerca de Colonia Pacheco. Eso daría unos 589 invasores. Pareciera minucia, hasta que se sitúa en perspectiva histórica: ése es el número de mexicanos que intervinieron en la única invasión de un ejército latinoamericano a Estados Unidos.

(…)A las 4:25 de la madrugada, se inicia el combate a los gritos de “¡viva Villa!”, “¡viva México!” y “¡yanquis jijos de la chingada!” El asalto tomó totalmente por sorpresa a los defensores y habitantes del pueblo. Algunos centinelas y los cocineros eran los únicos que estaban despiertos en Camp Furlong. Probablemente el primer tiro lo dio un centinela estadounidense, el cabo Griffith, un tiro al aire, que le costó la vida.

(…)La historia es juguetona. Este chapucero ataque debería contarse entre las más mediocres acciones militares de Villa. Mal organizado y peor ejecutado, sin que los atacantes tuvieran una mínima idea del tamaño de la guarnición que iban a combatir, sin saber si el sujeto de sus furias estaba en la ciudad, sin dinamita para volar las cajas fuertes, pasaría a la historia. Así como pasaría a la historia una de las más mediocres acciones del ejército estadounidense, irresponsable en sus labores de inteligencia previas, carente de vigilancia a pesar de las múltiples advertencias, sin mandos en el momento del combate”.

(Paco Ignacio Taibo II: Pancho Villa, una biografía narrativa. Editorial Planeta; 2006, Ciudad de México).

MEMENTO

4 de marzo de 1840: Yucatán se separa de México como protesta contra el gobierno centralista de Antonio López de Santa Anna.

5 de marzo de 1812: Durante el sitio de Cuautla, Narciso Mendoza, “El Niño Artillero” hace retroceder a los realistas.

5 de marzo de 1913: Álvaro Obregón, jefe de la sección de Guerra de Sonora, llama al pueblo a combatir al régimen de Victoriano Huerta.

5 de marzo de 1970: Entra en vigor el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

5 de marzo de 1993: Se eleva a rango constitucional el derecho a la educación, así como la obligación del Estado de impartir la educación preescolar, primaria y secundaria.

6 de marzo de 1836: Después de 12 días de asedio, durante la guerra de México con Texas, el ejército nacional emprende el asalto a El Álamo. Los defensores texanos son aniquilados en combate.

6 de marzo de 1946: Muere en la ciudad de México don Antonio Caso, filósofo que combatió al positivismo, doctrina oficial de la educación porfiriana, y fue el primer Rector de la Universidad Nacional de México.

7 de marzo de 1913: Fue asesinado por el huertismo don Abraham González, revolucionario maderista, quien era gobernador constitucional de Chihuahua.

8 de marzo de 1856: En Ocotlán, Tlaxcala, las fuerzas liberales derrotan a las conservadoras.

8 de marzo de 1975: La ONU declara el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer” en el marco del “Año Internacional de la Mujer”, celebrado en la Ciudad de México.

9 de marzo de 1839: Se firma el Tratado de Paz entre México y Francia, que pone fin a la llamada Guerra de los Pasteles.

9 de marzo de 1916: El general Francisco Villa Pancho ataca la ciudad de Columbus, Nuevo México, como represalia por el reconocimiento del gobierno de Estados Unidos al gobierno de Carranza.

10 de marzo de 1911: En Villa de Ayala, Morelos, se levanta en armas Emiliano Zapata para secundar el movimiento revolucionario de Francisco I. Madero.

10 de marzo de 1916: Para perseguir y capturar al general Francisco Villa, el gobierno de EUA manda al territorio nacional una expedición punitiva.

10 de marzo de 1976: Muere Daniel Cosío Villegas, historiador y sociólogo, fundador del Fondo de Cultura Económica y de El Colegio de México.